La competencia en costo y accesibilidad de destinos turísticos (nacionales o internacionales) junto con la percepción de los viajeros con relación a la seguridad y estabilidad política y social de México , son factores de riesgo que el Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) considera que pueden afectar sus operaciones en los próximos meses.

No existe garantía de que los niveles de turismo y, por lo tanto, el número de pasajeros que utilicen los aeropuertos de GAP en el futuro rebasen o mantengan los niveles actuales, afectando directa o indirectamente los ingresos por servicios aeronáuticos , indicó en su informe anual 2011.

Por ello, la empresa informó que intensificará su relación comercial con aerolíneas clientes, agentes de viajes y agencias turísticas internacionales con el fin de desarrollar una red de rutas que genere mayores flujos de paseantes.

Además, buscarán aprovechar el nuevo convenio aéreo con Estados Unidos, que incrementará, de dos a tres el número de aerolíneas mexicanas y estadounidenses aptas para operar en rutas entre ciertos dúos de ciudades, que pueden incluir cualquier ciudad de Estados Unidos y 12 ciudades específicas en México, incluyendo los aeropuertos de Manzanillo, Puerto Vallarta y Los Cabos.

En el 2011, sus 12 terminales -Guadalajara, Tijuana, Los Cabos y Puerto Vallarta son sus principales inmuebles- movilizaron 20 millones 430,614 pasajeros, 0.2% menos que el año previo, principalmente por la salida de Mexicana de Aviación, la aerolínea que más operaciones tenía en sus instalaciones.

Cancún y Acapulco son los destinos que GAP considera competidores domésticos y Hawai, Puerto Rico, Florida, Cuba, Jamaica, República Dominicana y otras islas del Caribe en el ámbito internacional.

Sobre los conflictos legales que enfrentaron en los últimos 15 meses, destaca en su informe el reciente desistimiento de Grupo México por tomar el control de GAP; sin embargo, aún tienen sus reservas porque no se dieron detalles de lo que sucederá con los procedimientos legales que se iniciaron.

Por lo tanto, a pesar del anuncio respecto de la Oferta Pública de Adquisición de acciones no podemos predecir las consecuencias de estas actuaciones o las futuras acciones de Grupo México , se menciona. Y tampoco será posible predecir hasta qué punto esta disputa va a distraer a la administración de la compañía o los efectos que este conflicto podría tener en el negocio o los resultados de operación, se menciona en el documento.

[email protected]