Fujifilm ha demandado a Xerox por 1,000 millones de dólares, acusándola de haberse dejado presionar por los inversores activistas Carl Icahn y Darwin Deason para abandonar la fusión propuesta valorada en más de 6,000 millones.

La empresa demandante ha acusado a Xerox de tener "una conducta intencional y atroz" al suspender la fusión, justo después de que la empresa de fotocopiadoras llegara a un acuerdo con esos dos inversionistas para ceder el control de la compañía a una nueva administración, según se detalla en la denuncia presentada este lunes ante el Tribunal del Distrito de Manhattan (EU).

Fujifilm también busca que Xerox reconozca que le debe 183 millones de dólares de gastos administrativos por suspender dicha fusión.

Ambas empresas habían acordado en enero una compleja transacción que habría fusionado a Xerox en la 'joint venture' asiática Fuji Xerox, dando a Fujifilm 50.1% del capital social de Xerox.

Icahn y Deason afirmaron que el trato infravaloraba a la compañía de fotocopiadoras. Deason incluso acusó al ex consejero delegado Jeff Jacobson de haber cerrado ese trato para conservar su trabajo. Como parte de un acuerdo con Icahn y Deason, Jacobson acabó dejando la empresa.