Documentos históricos que datan de 1882 dan cuenta del añejo conflicto que prevalece entre las mineras Preisser S en NC y Compañía Fresnillo, debido a que esta última ha realizado –de manera indebida- explotación de la mina Guadalupe, situada en la Barranca de las Verdosas en el Mineral de Zimapán, Hidalgo.

Documentos y minutas de las innumerables reuniones que se han realizado a lo largo de los años y que se retomaron en 1999 y el 2000 muestran cómo Compañía Fresnillo ha extraído minerales sin respetar la zona limítrofe que comprende la minera Guadalupe, propiedad de Minera Preisser.

Desde el día 27 de octubre de 1882, José Rosevear e Ignacio Pérez hicieron formal la denuncia de la mina abandonada Guadalupe, situada en la Barranca de las Verdosas en el Mineral de Zimapán, Hidalgo; ya en la década de los años 30, Jorge Preisser reclamó la posesión de la mina Guadalupe, cuya superficie reportada era de 3 hectáreas.

Los documentos indican que Minera Preisser solicitó el título de concesión el 19 de diciembre de 1991 y que, pese a ello, se sigue explotando por minera Fresnillo sin que se haya logrado un entendimiento en la extracción del mineral, pues las referencias sobre el punto de partida de la zona limítrofe de la Mina Guadalupe no han sido aceptadas por dicha compañía minera.

Esta situación incluso ha llevado a que se busque un acuerdo en el cálculo del tonelaje invadido en la zona Guadalupe, en donde Minera Preisser ha utilizado las fórmulas del Departamento de Geología de la Unidad El Monte, con base en el factor oficial de peso específico; sin embargo, Minera Fresnillo ha mostrado desacuerdo.

Así, entrampada en una serie de encuentros en los que se compromete a dejar en claro los límites de la mina Guadalupe, aún Minera Fresnillo mantiene una invasión en esta unidad minera, sin que hasta la fecha haya una solución a esta compleja disputa.

[email protected]