Las cámaras europeas de Comercio e Industria en México conformadas por empresas de Alemania, España, Francia, Italia y Noruega, afirmaron que las recientes modificaciones a las reglas en el sector energético merman la seguridad jurídica, lo que provoca entre los inversionistas “frenar el interés” por México, que impedirá la llegada de futuros capitales.

A través de un oficio dirigido a la secretaria de Economía, Graciela Márquez, con copia al titular de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y al jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, la Asociación Mexicana de la Cámaras de Comercio e Industria de Países Europeos (Eurocam), que representan más de 18,000 empresas, expresó: “Los empresarios europeos han registrado con asombro la decisión que tomó el gobierno mexicano de frenar el aprovechamiento de las energías renovables en el país. Cambiar las reglas del sector energético sin seguir el canal institucional marcado por la ley causa un grave daño a la confianza de los inversionistas, no sólo en el sector de las energías renovables, sino de forma transversal en los demás sectores”.

Además, los empresarios agregan, repercute negativamente en el esfuerzo de la industria europea y mexicana de producir de manera sostenible en México y para el mercado mundial, luego de que recién se acordó la actualización del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea (TLCUEM) y el Acuerdo México y Asociación Europea del Libre Comercio (AELC), instrumentos que abren las puertas a nuevas inversiones y a la creación de más empleo en México.

También reprocharon “con incomprensión” que, a diferencia de la mayoría de los países de la OCDE y de América Latina, el gobierno mexicano no ha adoptado medidas suficientes de apoyo a las empresas formales en el país, para enfrentar la crisis económica derivada de la pandemia del Covid-19.

En la carta fechada el jueves 21 de mayo del 2020, los empresarios europeos que operan e invierten en México solicitaron a la titular de Economía una reunión “para ver de qué forma, las empresas que representamos, pueden seguir participando de forma segura, en el crecimiento del país”.

Recordaron a las autoridades mexicanas que las 18,000 empresas europeas representan el 26% del total de empresas extranjeras registradas en el país, con más de 160,000 millones de dólares (29%) de la inversión extranjera en México. La gran mayoría de estas empresas (95%) son pymes, que constantemente reinvierten sus recursos, creando empleo formal.

“Las Cámaras Europeas de Comercio e Industria en México observamos con preocupación que la confianza en México de un creciente número de inversionistas europeos, se ha visto mermada por la falta de seguridad jurídica”, dijo.

Las Cámaras de Alemania, España, Francia, Italia y Noruega sostienen que “las modificaciones a las reglas económicas hasta ahora vigentes, frenan el interés a favor del país e impiden la llegada de futuras inversiones”.

 

rr