Tras el fracaso de las negociaciones para una alianza entre Renault y Fiat Chrysler, el gobierno francés se dijo dispuesto a rebajar su participación en el fabricante de automóviles francés para fortalecer su alianza con Nissan.

Hace unos días, Renault estaba a punto de llegar a un acuerdo de fusión con Fiat Chrysler Automobiles (FCA), pero el fabricante italo-estadounidense causó sorpresa al retirar su oferta, invocando las "demandas" y las "condiciones políticas" del gobierno francés.

En una entrevista con la AFP, el ministro francés de Economía Bruno Le Maire se mostró partidario de reforzar la unión entre Renault y Nissan antes de abordar la posibilidad de cualquier otra alianza.

"Hagamos las cosas en el orden correcto", dijo Le Maire al margen de una reunión de Finanzas del G20 en Fukuoka, en el suroeste de Japón.

"En el orden correcto, significa primero consolidar la alianza y luego consolidarla (con otros socios), y no lo uno antes que lo otro, porque de lo contrario se corre el riesgo de que todo se derrumbe como un castillo de naipes", aseguró.

El Estado francés posee el 15.01% de Renault. Por su parte, Renault posee el 43% de Nissan y el constructor japonés el 15% de Renault, sin derecho a voto. Nissan es a su vez propietaria del 34% de Mitsubishi Motors.

"Podemos reducir la parte del Estado en el capital" de Renault, aseguró el ministro, con la aparente voluntad de tender la mano a Nissan, muy reacio a las interferencias del gobierno francés.

"Esto no plantea ninguna dificultad, siempre que al final tengamos una alianza más fuerte entre los dos principales fabricantes de automóviles, Renault y Nissan", sostuvo.

Al mismo tiempo, "sobre temas que implican a cientos de miles de empleos, hay que tomar su tiempo, no actuaremos precipitadamente", prosiguió el ministro.