La industria solar fotovoltaica propone incrementar la base de obligaciones de generación limpia que los participantes del sistema que utilizan energía fósil podrán probar mediante la compra de Certificados de Energía Limpia (CEL), homologándola incluso con 35% establecido en los Acuerdos de París, luego del cambio en las reglas para emisión de estos instrumentos que permiten a las centrales legadas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) participar con la totalidad de su generación en este mercado.

Para el 2019, la ley establece un mínimo de 5.8% de la generación mediante energías limpias, participación que incrementará gradualmente año con año hasta llegar a 13.9% en el 2022. Sin embargo, el compromiso internacional del gobierno es llegar a 35% de generación limpia en el 2024, por lo que la meta puede incrementarse dada la disponibilidad de los CEL que habrá a partir de las nuevas disposiciones.

La generación de las centrales legadas de la CFE sobrepasará 20% de la generación, mientras que las centrales nuevas lograron aportar CEL para cubrir el requisito de 5% el año pasado, y con más de 6 millones de instrumentos emitidos llegarán a 5.8% este año. “Si el compromiso de reducción de emisiones es 35% de energía limpia en el 2024, que ésa sea la métrica. Es simple y con la generación de CFE y el crecimiento de la industria se puede lograr a precios realmente atractivos en los incentivos”, dijo a El Economista Arnold Solís, director de la empresa de instalación de paneles fotovoltaicos SDE, al concluir su participación en la presentación de la exposición Solar Power Mexico.

Según él, para que se cumpla con los objetivos del diseño de incentivar inversiones en energías limpias y reducción de emisiones de CO2 en el sector eléctrico, no podría exentarse de las obligaciones de adquirir CEL a la CFE, a pesar de que la probable motivación para el cambio de las reglas por parte de la Sener fue que la estatal no contaría con suficientes CEL como suministrador de servicios básicos, luego de la suspensión de las subastas de largo plazo.

Carlos Ortiz, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Fotovoltaica, pidió que sencillamente se defina la postura gubernamental respecto al cambio climático y la transición energética, porque así la industria podrá definir su ruta de acción y las inversiones no se detendrán, cualquiera que sea la posición del gobierno

“No podemos hablar de lo que no conocemos. Nos parece que ya tuvieron suficiente tiempo para posicionarse y no lo han hecho. Sólo sabemos que le dan prioridad a los hidrocarburos, pero aún así las renovables encontrarán su ruta de crecimiento”, aseguró.

[email protected]