El constructor de automotores Ford se mostró pesimista el miércoles en sus previsiones para 2018, pese a un avance en su beneficio neto de 65.4% a 7,600 millones de dólares en 2017, de los cuales 2.410 millones en el cuarto trimestre.

Para el año en curso, el segundo constructor de automóviles estadounidense prevé un beneficio por acción ajustado, entre 1.45 y 1.70 dolares, una media netamente inferior a los 1.62 dólares esperada en promedio por los mercados financieros.

En Wall Street, la acción Ford perdía más de 1% en las operaciones posteriores al cierre de la sesión.