El fabricante de automóviles estadounidense Ford invertirá 760 millones de dólares en la construcción de una nueva fábrica en China con el objetivo de aumentar su capacidad en el primer mercado mundial, según un comunicado publicado este jueves.

La nueva fábrica se construirá en Hangzhou (este), tendrá una capacidad de 250,000 vehículos anuales y comenzará su producción en 2015, precisó Ford.

Para este proyecto, Ford se ha asociado al fabricante local Changan.

Este anuncio se produce cuatro días antes de la inauguración en Pekín del mayor salón automovilístico realizado en el gigante asiático.

A primeros de abril, el fabricante estadounidense ya había anunciado un aumento de la capacidad de su fábrica de Chongqing (sudeste) de 350.000 unidades anuales.

Con estos proyectos, Ford pretende aumentar su capacidad de producción en el primer mercado automovilístico mundial, que si bien conoció un crecimiento explosivo en 2009 y 2010, el pasado año se frenó bruscamente, con un aumento sólo del 2.5%, unos 18.5 millones de vehículos.

En el primer trimestre de 2012, incluso, las ventas de automóviles en China cayeron un 3.4% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Pese a todo, "el mercado chino sigue siendo uno de los mejores en el mundo", estimó el presidente de Ford China, Dave Schoch.

El aumento de la capacidad de producción de Ford en China y en Asia debería permitir al constructor estadounidense duplicar a mediados de este década su capacidad de producción mundial con respecto a 2010, para alcanzar los ocho millones de vehículos, según el comunicado.

RDS