De flexibilizarse el tope que en México existe a la Inversión Extranjera Directa (IED) en sectores como telecomunicaciones, se beneficiaría a empresas como Megacable, Axtel y Maxcom, ya que incrementaría el número de posibles compradores de esas compañías, de acuerdo con Accival, Casa de Bolsa de Banamex.

La legislación federal mantiene las restricciones que impiden que empresas extranjeras posean más de 49% de las acciones con derecho a voto de compañías de servicios de telefonía fija y cable, aunque esta semana José Antonio Torre, subsecretario de Economía, adelantó que el gobierno federal alista una iniciativa para flexibilizar dicha legislación sin tener que modificar la constitución.

En este contexto, Alexandre García, analista de Accival, explicó en un reporte que aunque dicha reforma tendría impacto en la competencia y podría impactar de manera negativa a Telcel y Televisa, éste sería muy limitado, considerando la posición consolidada en el mercado, el tamaño y la diversificación de ambas compañías.

De acuerdo con el reporte de Accival, en segmentos del sector de telecomunicaciones, como en la telefonía celular, las inversiones extranjeras han contribuido a la expansión de las tasas de penetración.

Al respecto, dio como referencia que América Móvil tiene un amplio y exitoso historial de bloquear a la competencia. Incluso el apoyo activo del gobierno federal no sería necesariamente un factor determinante, a juzgar por la habilidad de las operadoras tradicionales en el uso de los tribunales para frenar las medidas legislativas y administrativas que fomentan la mayor competencia.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos ha dicho que la apertura a la inversión extranjera en el sector de telefonía fija en México aumentará la presión competitiva en el mercado, por lo que su aprobación debe darse cuanto antes.

cjescalona@eleconomista.com.mx