La agencia Fitch Ratings recortó la calificación de Petróleos Mexicanos (Pemex), de “BBB-“ donde se encontraba a “BB”, con lo que la petrolera perdió el grado de inversión y ahora sus emisiones son consideradas como especulativas. La reducción de la calificación encarece el crédito que pueda conseguir la petrolera y dificulta su acceso a los inversionistas que tienen mayor disponibilidad para prestar recursos.

El recorte de dos escalones en la nota de la petrolera, responde directamente al ajuste a la baja de la calificación soberana de México, que fue degradada este miércoles 5 de junio.

En una nota emitida por Luis Aristabal, analista para Pemex en la agencia, advirtió que esta calificación se encuentra con perspectiva negativa, indicativo para el mercado de que hay una de tres posibilidades de ser recortada de nuevo.

En un comunicado, la agencia precisa que pese a las medidas impulsadas por el gobierno y la administracion de la petrolera, los recursos que ha recibido se encuentran “gravemente infrainvertidos” lo que podría conducir a una menor producción de petróleo y la reducción de las reservas probadas.

De acuerdo con las escalas de calificación crediticia de Fitch, un emisor que ostenta la nota “BB”, como la de Pemex, indica un elevado riesgo de incumplimiento en relación con otros emisores u obligaciones en el mismo país. Dentro del contexto de México, el pago es hasta cierto punto incierto y la capacidad de pago oportuno resulta más vulnerable a los cambios económcios adversos a través del tiempo”.

Pemex, el único especulativo en América Latina

Con este recorte de calificación de las emisiones de deuda de Pemex, la petrolera mexicana queda como la única petrolera con la nota especulativa entre las cinco compañías estatales más importantes de América Latina, y es la única de las cinco que tiene la perspectiva negativa.

Apenas el martes, Fitch Ratings elevó la nota a la petrolera brasileña Petrobras, para dejarla en “BBB”, dos escalones arriba del grado de inversión.

A la petrolera brasileña le tomó cuatro años dejar atrás los problemas financieros que la llevaron a convertirse en un emisor especulativo.

La calificación especulativa donde se encuentran hoy las emisiones de Pemex indica a los inversionistas que el emisor cuenta con “baja solvencia” y, por tanto, le demandan mayores premios, plazos más cortos y hay menor disponibilidad de fondeo. Es decir, es más caro y hay menores existencias.

La colombiana Ecopetrol tiene una nota “BBB” como Petrobrás, que es dos escalones arriba del grado de inversión; y con las notas más altas se encuentran Petroperú y la Empresa Nacional de Petróleo (ENAP), que es empresa pública propiedad del estado de Chile.

Ambas con una nota “BBB+” que es dos niveles arriba del grado de inversión.

En tanto, la calificadora Moody's también dio a conocer que rebajó este jueves a negativa la perspectiva de la petrolera mexicana, aunque mantuvo su calificación "Baa3".

[email protected]