Fitch Ratings ratificó las calificaciones de Gruma, uno de los mayores productores de harina de maíz y tortillas, tras la 'venta forzosa' de sus activos en Venezuela al gobierno de esa nación.

Las calificaciones ratificadas son la de Issuer Default Rating (IDR) o emisor en Escala Global en Moneda Extranjera en B+; la de IDR en Moneda Local en B+; y la emisión de bonos perpetuos por 300 millones de dólares en BB-/RR3, con perspectiva estable para todas las notas.

La ratificación 'considera los efectos esperados en la calidad crediticia de Gruma de la adquisición forzosa de Molinos Nacionales CA (Monaca), filial venezolana de Gruma, por parte del gobierno venezolano', expuso.

La calificadora internacional de riesgo crediticio refiere en un comunicado que durante 2009 las operaciones en Venezuela representaron 18% de los ingresos consolidados.

Si bien el impacto financiero negativo de la nacionalización es considerable, el IDR de B+ de Gruma ya tomaba en cuenta la volatilidad y alta incertidumbre de los flujos de efectivo procedentes de Venezuela, precisa.

Según el análisis, los prospectos de recuperación se mantienen superiores a la media, aun si se considera que la empresa no recibiera alguna remuneración por estos activos de parte del gobierno de Hugo Chávez, lo que soporta la calificación de BB-/RR3 para las notas perpetuas por 300 millones de dólares.

Una vez que la empresa reciba los recursos relacionados con la venta forzosa, se revisarán los términos y condiciones de la transacción, el destino de los fondos y se evaluará el efecto sobre el perfil crediticio de la compañía.

Gruma es uno de los mayores productores mundiales de harina de maíz y tortillas. La empresa tiene operaciones en México, Estados Unidos, Europa, América Central, China y Australia, además de que también produce y vende harina de trigo en México.

RDS