“La forma más simple y efectiva de lograr una mayor competencia de precios y una baja en ellos, es regular la forma en que operan las farmacias, lo que traería consecuencias en la manera en que opera todo el mercado”, aseveró la fiscalía entre las 15 conclusiones finales que apuntan a disminuir en 40% en valor de los remedios.

Tras cumplir el proceso de consulta pública en que se recibieron alrededor de 70 comentarios de laboratorios, farmacias, asociaciones gremiales y expertos, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) publicó hoy el informe final del Estudio de Mercado sobre Medicamentos cuyas conclusiones resumió en un paquete de 15 medidas enfocadas en cuatro objetivos fundamentales: que se introduzca más bioequivalentes en el mercado; que se obligue a los médicos a recetar fármacos sin marca; que el Estado realice adquisiciones de manera más transparente, eficiente y efectiva; y que se obligue a las farmacias a dispensar los medicamentos más baratos.

Es por eso que junto a las regulaciones en materia de dispensación de las recetas para promover que en las salas de venta se ofrezcan efectivamente los productos más baratos dentro de cada categoría de medicamentos, el informe reiteró su propuesta de reformar el sistema de márgenes de comercialización, estableciendo una “suma fija única en pesos por su labor como intermediario respecto a cualquiera de los productos médicos que dispense”, para así, optimizar la fiscalización de estos valores a nivel de la industria.

El organismo insistió en el hecho de que la farmacia obtenga un monto fijo en pesos por dispensar cualquier producto, producirá que “no tenga incentivo alguno para dispensar un producto sobre otro, y de hecho tiene más incentivos para dispensar los más económicos, puesto que esto le generaría mayor tráfico de clientes en la farmacia y menor capital de trabajo circulando”.

“Los medicamentos son bienes de primera necesidad y una reforma efectiva; en este mercado, debe necesariamente modificar la forma en que actúan los laboratorios, los médicos y las farmacias y alterar la dinámica de la industria para introducir más competencia”, afirmó el fiscal nacional económico, Ricardo Riesco, sobre los objetivos de este diagnóstico a partir de cuyas conclusiones en general proyecta una reducción de 40% en los precios de estos productos.