México requiere realizar ajustes a su marco legal sobre el reparto de utilidades y el finiquito, propuso el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index) en el marco de los cambios en materia de subcontratación que impulsa el gobierno federal.

Luis Aguirre, presidente del Index, dijo que esa reforma debe ponderar tanto los derechos legítimos de los trabajadores, como que las empresas de su sector operan bajo los cambios rápidos de demanda global.

A modo de ejemplo, Aguirre planteó que una empresa de cubrebocas catapultó su producción y su plantilla laboral por la repentina demanda de sus productos con la pandemia de Covid-19, pero esas ventas se desplomarán una vez que se expanda la vacunación.

En ese mismo caso, argumentó, si un empresario contrató a un empleado por un solo mes y lo despide en el declive de la demanda, le tiene que pagar tres meses de finiquito; o si otro empleado laboró dos o tres meses debe recibir la misma cantidad de reparto de utilidades (conocida por sus siglas PTU, participación de los trabajadores en las utilidades) que un tercer empleado que trabajó todo el año.

Aguirre expuso que las empresas de su gremio requieren cierta flexibilidad para contratar y despedir a sus empleados, cumpliendo con las regulaciones fiscales y laborales, con un “punto medio” entre esta necesidad y los derechos de los trabajadores.

En México operan cerca de 3 millones de personas en empresas con programas de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX), y unas 500,000 de ellas están bajo el esquema de outsourcing e insourcing.

Aguirre informó que el Index está a favor del convenio sobre este ámbito que firmaron algunas organizaciones empresariales con el gobierno federal este miércoles, porque permitirá hacer aportaciones a la propuesta final que se pondrá a consideración del Congreso de la Unión.

También arguyó que los países con los que compite México, incluidos Estados Unidos y Canadá, permiten la subcontratación. Más aún, una de las principales ventajas de México es su cercanía a Estados Unidos, lo que le da ventajas en la producción de bienes que implican respuesta rápida, lo que requiere flexibilidad en materia laboral.

roberto.morales@eleconomista.mx