El financiamiento a vehículos nuevos en México se redujo 10.4% durante noviembre del 2019, con el otorgamiento de crédito a 71,693 consumidores, volumen equivalente al crédito otorgado en el 2015 por unos 71,230 unidades, informó la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Sin embargo, dicha cifra financiada contrasta con el incremento de ventas que se realizó a las unidades seminuevas, al aumentar 8.3% en noviembre, con 9,181 contratos de vehículos usados, siendo la más alta desde el 2014.

Los contrastes en las ventas a crédito del sector automotriz son reflejo de la situación que enfrenta la industria automotriz, al ligar 31 meses de crisis económica ante la contracción en la comercialización de autos nuevos, comentó Guillermo Rosales, director de la AMDA.

De enero a noviembre del 2019, las empresas y bancos que financian la venta de autos nuevos y usados registraron 805,741 colocaciones, lo que representó una disminución de 7.7% con respecto a 2018, esto equivale a 66,932 unidades menos.

Al separar el desempeño de las colocaciones de vehículos nuevos, se presentó una disminución de 9.8% en el crédito durante los primeros once meses del año pasado, al contabilizar 706,859 autos, que se traduce en 77,166 unidades menos.

Y en el caso de los vehículos seminuevos se observó un incremento de 11.5% en similar periodo (enero-noviembre) del 2018, con 98,882 unidades que ya circulan en el país.

Con los resultados es evidente que “se requiere un fuerte impulso al crédito automotriz mediante programas de garantías, en los que  participe la banca de desarrollo para renovar el parque vehicular”, se pronunció Rosales.

Al respecto, Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), lamentó que ante la falta de incentivos gubernamentales, el sector automotor no pueda rebasar los niveles de crédito del 60%, cuando se debería estar en por lo menos en 75% de unidades financiadas del total de la venta anual.

Este 15% adicional en el crédito representaría la venta por 200,000 autos más, no obstante, la incertidumbre que rodea a la industria automotriz juega en contra del crecimiento y desarrollo del sector, reprobó.

Mientras las financieras de marca han perdido participación al pasar de 68.86% a 66.42%, la banca en la venta de autos a crédito han ganado espacio de 27.49% a 29.77%, mientras que las empresas de autofinanciamiento han pasado de 3.65% a 3.81%.

Las financieras de marca cubrieron al 91% de autos nuevos y resto fue de seminuevos; la banca otorgó créditos al 80% de consumidores para autos nuevos y 20% para seminuevos; y el autofinanciamiento lo hace al 100% de nuevos.

Los principales plazos a los que se colocan los financiamientos de vehículos nuevos son: 60, 48, 36 y 72 meses para el periodo de referencia. Estos plazos representaron el 76.6% del total de las colocaciones de vehículos nuevos.

kg