Los contratos de suministro de combustibles y de franquicia de Petróleos Mexicanos con las estaciones de servicio del país deben asegurar que no haya ventas atadas ni relaciones de largo plazo obligatorias, entre otras consideraciones, para preservar un mercado gasolinero competitivo, recomendó la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

En línea con su atribución de ofrecer recomendaciones no vinculantes que mejoren la competencia en cualquier mercado, la Cofece emitió un posicionamiento a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para que vigile que Pemex esté obligado a desagregar los distintos servicios que presta a elección del usuario, incluyendo los precios individuales de cada uno de éstos; asimismo, se debe considerar la adquisición o entrega de gasolina y diésel, sin estar obligado a contratar cualquier otra actividad o servicio tales como transporte, custodia, almacenamiento u otro de valor agregado.

Como autoridad de competencia vemos puntualmente un riesgo que tiene que ver con los contratos de suministro que Pemex tiene con los franquiciatarios de gasolina, porque están atados a los contratos de franquicia y a partir de que las empresas puedan tener la facia que sea se necesita que todos los contratos no estén casados en este sentido , explicó a El Economista a finales del año pasado la presidenta del regulador en competencia, Alejandra Palacios.

Y es que a partir de este año, las gasolineras tienen la atribución legal de cambiar el logotipo de sus estaciones de servicio, mientras que en el 2017 se abre la libre importación y en el 2018 se concretará la apertura total del mercado, con lo que se podrá comprar gasolina a agentes distintos a Pemex, que hasta hoy todavía celebra contratos de franquicia y otorga el suministro a 100% de las estaciones de servicio.

La CRE debe asegurarse también de que Pemex no establezca modalidades de entrega obligatoria como condición para la venta de gasolina y diésel, como sería el traslado de combustibles a las estaciones de servicio con personal y/o equipo de esa empresa productiva del Estado, como actualmente aparece en el modelo de contrato, e independientemente de la vigencia pactada se incluya una cláusula que permita al adquirente dar por terminado el suministro de manera unilateral.

Pidió que la compra de combustibles a Pemex no genere exclusividad alguna y no se limiten las operaciones de compraventa con otros proveedores y que se omita incluir un margen comercial ligado a la categoría de la estación de servicio, lo que podría generar ventajas exclusivas en favor de franquiciatarios de Pemex y en perjuicio de estaciones de servicio independientes que únicamente contraten el suministro.

[email protected]