En los últimos tres años, en los que Pemex presentó estados financieros consolidados, ha reportado inversiones para sus cuatro subsidiarias superiores a los 630,000 millones de pesos; sin embargo, en este mismo periodo la empresa ha perdido poco más de 263,000 millones de pesos, principalmente, por los resultados negativos en los procesos de refinación que arrastran al resto de las operaciones.

A pesar de que el negocio de exploración y producción de hidrocarburos concentrado en PEP ha tenido ganancias por 98,000 millones de pesos (incluso después de impuestos y derechos pagados al gobierno, con lo que la empresa ganaría 70% más, aproximadamente), la operación del resto de las subsidiarias resulta negativa en casi todos los ejercicios, excepto en Gas y Petroquímica Básica, que reportó ganancias en el 2010.

El caso de Pemex Refinación es el que más llama la atención, ya que en tres años recibió 66,319 millones de pesos para resultar en el mismo periodo con pérdidas por más de 315,000 millones, según los reportes de la paraestatal.

Finalmente, la filial Petroquímica ha recibido un presupuesto para sus operaciones de 6,941 millones de pesos en tres años para luego reportar una pérdida que supera los 47,000 millones de pesos.

[email protected]