Debido a problemas para el suministro de insumos importados, Fiat Auto suspendió por el turno de la tarde de este jueves y los turnos del viernes a casi la totalidad de su personal de la planta de Ferreyra, en la ciudad argentina de Córdoba.

La empresa nos informó que había un faltante de varias piezas, entre ellas un soporte de motor, debido a problemas con proveedores locales y de Brasil , confirmó Leonardo Almada, vocero del sindicato de los trabajadores del sector automotriz.

La suspensión servirá para adecuar la línea para el nuevo modelo . Los trabajadores percibirán durante estos dos días 75% de sus salarios diarios. Se espera que la situación se regularice el lunes.

El problema es consecuencia de las nuevas restricciones para la importación, impuestas por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica