Fiat Chrysler Automobiles llamó este viernes a reparación un número indeterminado de vehículos en México, debido a desperfectos que afectan a 4.8 millones de sus productos comercializados en Estados Unidos.

En un comunicado, la automotriz ítalo-estadunidense explicó que el llamado tiene el objetivo de actualizar el programa de cómputo de sus módulos de control, que podría en “una secuencia poco probable de eventos” comprometer la funcionalidad de control de crucero.

La empresa explicó que si ciertas condiciones de manejo ocurrieran de manera simultánea con un cortocircuito en una red eléctrica específica, un conductor podría ser incapaz de cancelar el control de crucero. Bajo esta eventualidad, sin embargo, el control de crucero puede ser suspendido por los frenos del vehículo. El vehículo también puede detenerse al cambiar a neutral y frenar.

Fiat Chrysler informó que no tiene conocimiento de lesiones o accidentes relacionados con los vehículos afectados que abarcan modelos de los años 2014 al 2018. Precisó que no ha habido heridos o accidentes relacionados a la falla, pero aseguró que tenía una denuncia de un conductor de un Dodge Journey modelo 2017 que no pudo desactivar el control de crucero.

En una queja presentada ante la Administración Nacional de Seguridad del Tránsito en Carreteras (NHTSA), un automovilista en Olathe, Kansas, dijo que un SUV Dodge Journey del 2017 que había alquilado iba a unas 70 millas por hora (112 kph) con el autocrucero encendido cuando los limpiaparabrisas se encendieron por su cuenta y el acelerador se trabó.

El automovilista, que no fue identificado en la base de datos de la agencia, escribió que no pudo apagar el autocrucero ni apretando el freno ni el botón. El chofer consiguió frenar y llevar el vehículo a un costado de camino.

Fiat Chrysler, que en 2015 fue golpeado por unas sanciones de los reguladores estadounidenses vinculadas a fallas de seguridad que alcanzaron los 175 millones de dólares, no dijo cuál sería el costo del masivo llamado a revisión de este viernes.

Entre las marcas afectadas se necuentran Chrysler: 200 sedan, 300 sedan y Pacifica minivan; Dodge: Challenger coupe, Charger sedan, Journey CUV y Durango SUV; Jeep: Cherokee SUV, Grand Cherokee SUV y Wrangler; y pickups de la marca Ram.

También llamará a revisión una cantidad no especificada de vehículos adicionales en Canadá y otros mercados, además de algunos autos Fiat Fremont armados en la misma plataforma del Dodge Journey.

La compañía destacó que ha advertido a los dueños de estos autos en otros mercados a que no usen el control de crucero hasta que se completen los llamados a revisión.

(Con información de AP)

erp