La violencia de género no logra ceder en su conjunto, aunque el delito de feminicidio logró una baja importante en relación con el año pasado, otros delitos y agresiones a mujeres continúan creciendo. 

Durante la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez, informó que durante el primer trimestre del 2021 la incidencia de feminicidios registró una caída interanual de 2.4%, un avance significativo después de alcanzar los niveles máximos históricos.

Aún con la caída del feminicidio, la incidencia de este delito se mantiene en números altos, sólo en estos primeros tres meses del año se registraron 239 víctimas.

Pese a esta reducción, la violencia de género en su conjunto todavía enfrenta retos. Entre los delitos que no sólo no ceden, sino que además se mantienen creciendo, se encuentran la trata, la violencia dentro de los hogares y la violación sexual. Estas agresiones contra mujeres y menores presentaron alzas de 21.3, 9.5 y 8.3%, respectivamente. 

En su intervención, la titular de la SSPC, informó que en este periodo (enero-marzo) se presentaron 59,313 incidentes por violencia familiar, 4,808 por violación sexual y 171 relacionados con la trata de personas.  

El fenómeno de la violencia de género, que articula agresiones desde el acoso en lugares públicos, la violencia emocional, las agresiones digitales hasta el feminicidio, persiste expresándose de diversas maneras. Con el último reporte sobre las defunciones en México del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) se encontró que en promedio 10 mujeres son asesinadas cada día en el territorio nacional. 

Adicionalmente, aunque la pandemia ha contenido —de manera modesta— algunos de los delitos en los sitios públicos, también ha profundizado la violencia contra mujeres en espacios privados o digitales y ha ampliado las brechas de género en otros ámbitos como el ecnómico, el laboral, el educativo y el cultural.