El Paso Exprés de Cuernavaca fue inaugurado el pasado cinco de abril sin que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) contara con la totalidad de su derecho de vía liberado, cuya negociación previa fue una de las causas de su retraso.

Un día después de que perdieran la vida dos personas en un socavón dentro de su perímetro, la dependencia inició el proceso de licitación, por invitación a tres empresas, para elegir a la que se encargue de los trabajos faltantes de liberación, que suman un área de 9,553.38 metros cuadrados.

Con base en el calendario de actividades el 25 de julio del 2017 las firmas participantes: Grupo Desarrollador Caseoli, Urban Travel Desing y Batagroup debían entregar sus propuestas económicas. Sin embargo el 26 de julio se les informó que el proceso se cancelaba para replantear sus nuevos alcances y objetivos . El Economista solicitó a la SCT detalles sobre esa licitación (quién pagará los derechos de vía, por ejemplo), sin que tener respuesta hasta la tarde de este miércoles.

Con base en información del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, uno de los invitados: Grupo Desarrollador Caseoli firmó en marzo pasado un contrato por 778,144 pesos por concepto de trabajos legales para la liberación del derecho de vía para la construcción del Paso Express Cuernavaca en el estado de Morelos. En los términos de referencia y especificaciones particulares publicadas por la dependencia, se menciona que: la empresa prestadora de los servicios conjuntamente con personal de la SCT, promueva y organice asambleas ejidales con los núcleos agrarios y reuniones con propietarios particulares y/o poseedores para informarles sobre el proyecto y motivarles para alcanzar el objetivo propuesto.

Además de que contaría con un plazo de 124 días naturales para ejecutar los trabajos y debía entrega a la Residencia General de Carreteras Federales en forma impresa y electrónica informes mensuales de avance .