El sector privado condicionó que un incremento en la inversión del país detonará el entorno laboral de México, en cuanto a cantidad y calidad.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) advirtió que si la economía mexicana mantiene su tendencia inercial de crecimiento de no realizar los cambios estructurales que estimulen la inversión y se mantiene una tasa promedio similar a la de los últimos 14 años de 2.5%, la creación de nuevos empleos formales podría mantenerse en los 335,000, nivel parecido al promedio de ese mismo lapso.

Esto indica que si la población ocupada sigue creciendo como el año pasado, habría un déficit de más de un millón de puestos de trabajo formales y con prestaciones al año, refiere.

A través de su Análisis Económico Ejecutivo semanal, el organismo privado aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) sentencia que para lograr un crecimiento económico del país cercano a 6%, es necesario que la inversión como proporción del PIB sea cercana a 30% de manera sostenida.

Es claro que la situación laboral en nuestro país no es del todo favorable. Los datos sobre el mercado de trabajo en México son contundentes, por lo que es importante insistir en un entorno laboral que permita establecer mejores condiciones de contratación, tanto para el empleador como para el trabajador, pero especialmente en uno que ofrezca las mejores condiciones para la inversión , acota.

Los analistas del sector privado consideran que si bien los programas de empleo público pueden contribuir a aumentar los niveles de ocupación temporalmente, no resuelven el problema de fondo.

Por ello, el CEESP pugna por reducir los costos de contratación formal, facilitar el entorno fiscal y tener un estado de derecho de calidad y protección a los derechos de propiedad, para que aumente

el costo de colocarse en la informalidad.

Las cifras del IMSS indican que en el 2011 se abrieron 591,000 puestos de trabajo formales, los cuales por definición, tuvieron derecho a prestaciones laborales, aunque no necesariamente a un salario digno. Sin embargo, la población ocupada aumentó en 2.5 millones de personas, entonces podríamos intuir que la diferencia pudo haber estado relacionada con empleos generados en la informalidad, con su consecuente bajo nivel en las condiciones laborales .

[email protected]