Las obras del Tren Interurbano México-Toluca, proyecto que inició en el sexenio federal anterior, registran un avance global de 85%; sin embargo, presenta un sobrecosto de 80% y requiere un presupuesto de 9,000 millones de pesos este año para continuar con los trabajos, detalló Manuel Gómez Parra, director general de Transporte Ferroviario Multimodal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

“No contamos con suficiencia presupuestal para continuar en este año (...) Necesitamos 9,000 millones de pesos más, en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 se asignaron 3,000 millones de pesos, estamos hablando con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)”, afirmó.

Después de la reunión plenaria previa a la inauguración del Congreso Exporail 2019, el funcionario explicó que “la suma original de la obra era de 42,000 millones (el total de la cifra se cotizó por los contratos originales que se dieron)”.

Gómez Parra señaló que, entre los principales atrasos, y que a la vez representaron un desembolso extra, fueron los problemas sociales con los miembros ejidales de la zona, porque aún hay comunidades que siguen bloqueando las zonas de construcción. “Se desembolsaron 4,400 millones de pesos para liberar el derecho de vía”.

Destacó que también han tenido problemas con la construcción de los túneles, los cuales tienen un sobrecosto de 50 por ciento. También, enunció, se presentaron problemas con los neoprenos (elementos de carga que van entre las trabas y columnas), porque presentaron problemas de envejecimiento. “Por lo mismo, se cambiarán 5,000 piezas a cuenta de los contratistas”, aseveró.

Falta presupuesto

Manuel Gómez puntualizó que otro de los retos que hay es que para poder continuar la obra en el 2019 se necesitan 9,000 millones de pesos más. Ante este panorama se están teniendo reuniones constantes con miembros de la SHCP para que los recursos faltantes lleguen, dijo. Formuló que para el mes de abril tendrán la resolución, para saber si se les da mayor presupuesto. “Confío en que nos ayuden los de la SHCP para no perder el ritmo de avance de la obra, tenemos hasta el mes de abril, máximo”, señaló.

Afirmó que, de contar con los recursos suficientes, se podría llegar a Santa Fe y a Observatorio en el 2021, pero evitó comprometer una fecha de entrega de la obra por su situación presupuestal.

Gómez Parra puntualizó que ya están realizando los ensayos operativos, además de que cuando esté terminada la obra, cuyo banderazo de inicio de trabajos fue en julio del 2014, se dejarán de utilizar más de 25,000 vehículos. También consideró que con el del Tren Interurbano México-Toluca se evitará que al año se emitan 27,827 toneladas de contaminantes y se transportarán más de 230,00 pasajeros. En total, la obra tendrá una longitud de 58 kilómetros y contará con seis estaciones (dos terminales, Zinacantepec y Observatorio y cuatro intermedias, Pino Suárez, Tecnológico, Lerma y Santa Fe).