El golpe que recibió la industria de la construcción durante el 2019, que se traduce en menor edificación, menores remuneración y empleos, así como pérdidas del valor de las empresas constructoras está sustentado en la decisión gubernamental de eliminar los subsidios a la construcción de vivienda, como parte de los recortes presupuestales, lamentó Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Persiste preocupación, resaltó, pues en diciembre pasado el valor de producción de la construcción en México se desplomó 12% anual, y llegó a niveles mínimos que no se daban desde 2006, desde que se tienen datos disponibles medidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“Las explicaciones del descenso son los recortes que ha sufrido la vivienda, y como ejemplo de ello se encuentra la decisión del actual Gobierno Federal, de excluir del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019 el Programa de Acceso al Financiamiento a Soluciones Habitacionales”, reprochó el líder empresarial.

La industria de la construcción es uno de los pilares de la actividad económica por su alto valor en generación de empleos, por lo cual, el sector patronal demandó al gobierno de Andrés Manuel López que en el marco del plan de infraestructura se realicen inversiones públicas que permitan detonar al sector vivienda.

El presidente de la Coparmex mencionó que desde noviembre del 2019, se solicitó que los diputados federales reasignaran por lo menos 7,000 millones de pesos en el PEF 2020, a los programas de financiamiento para soluciones habitacionales, con lo cual se permitiría la construcción de hasta 72,000 viviendas sociales, con el fin de impulsar la actividad económica.

No obstante, refirió que al eliminarse las inversiones públicas y los apoyos a la industria, se reportan datos por tipo de contratante de obra. “Vemos que la caída más fuerte se dio en la producción de obras contratadas por el sector público (-16.9%), mientras que las obras contratadas por el sector privado cayeron 9.8 por ciento”.

abr