El Programa de Desarrollo para el Sistema Eléctrico Nacional, publicado hace un mes, únicamente planteó la ruta hacia el fortalecimiento de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sin metas claras acerca de la visión gubernamental en materia de la canasta de generación y la participación de renovables, así como de los instrumentos que se implementarán para promover su transmisión, criticaron los representantes de la industria eólica y solar del país.

Y es que el primer programa indicativo de la actual administración plantea la instalación de 18,880 megawatts únicamente por parte de la CFE entre el 2019 y el 2025, lo que equivale a 27% de la capacidad actual del país, y de éstos, sólo 2,914 megawatts nuevos vendrán de fuentes renovables, y el resto, 85%, de la nueva capacidad, será de ciclos combinados y cogeneración de procesos industriales.

Ante ello, la Plataforma México Clima y Energía lleva a cabo diálogos rumbo a la expansión de la generación distribuida (a pequeña escala y en el sitio), con metas concretas en materia de techos fotovoltaicos que aún se desconoce si formarán parte de la agenda gubernamental. En tanto, la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE) asegura que esta tecnología mantendrá su expansión mediante la construcción de los parques adjudicados en las subastas de largo plazo, pero que sin planes para ampliar la red de transmisión será imposible que los inversionistas puedan continuar instalándose en México.

Víctor Ramírez, vocero de la Plataforma México Clima y Energía, aseguró que distintas organizaciones de la sociedad civil y empresariales han planteado la meta de instalar 4.8 millones de paneles solares durante esta administración, con la implementación de un mecanismo conocido como bono solar con el cual se redirigiría el subsidio que se otorga por el servicio básico —que el año pasado superó 25,000 millones de pesos a nivel nacional— hacia el financiamiento de un sistema fotovoltaico.

El experto en energías renovables explicó que se requiere un incremento de alrededor de 3,000 megawatts anuales para satisfacer la demanda conforme al crecimiento actual del país, en lo que respecta a generación eléctrica.

“La demanda incremental puede ser perfectamente cubierta con renovables, la generación distribuida, por ejemplo, además de ahorrarle subsidios millonarios al gobierno, reduce pérdidas en la red. Es una forma de contribuir a que mejoren las finanzas de la CFE”, aseveró.

Eólicos requieren transmisión

Por su parte, Leopoldo Rodríguez Olivé, presidente de la AMDEE, aseguró que las metas de alcanzar 10,000 megawatts mediante esta tecnología, así como de llegar a 35% de energía limpia en el 2024 sólo serán posibles si se plantea el incremento de la transmisión eléctrica.

“Hace falta certidumbre de que el apoyo a las renovables continuará. Son un negocio redituable en el mundo y cada vez serán más baratas, México tiene un enorme potencial que esperamos sea aprovechado”, aseveró.

En el primer trimestre del 2019 se incorporaron 500 megawatts eólicos a los 6,500 megawatts instalados el año pasado, en que se rompió un récord con la puesta en marcha de 1,800 megawatts. México cuenta con 58 parques en 13 entidades y continuará con la expansión mediante contratos bilaterales y los parques comprometidos hasta la tercera subasta de largo plazo, que deben arrancar en el 2020, pero cada vez será más complicada la planeación de proyectos de gran escala si no se expande la infraestructura de transmisión, ya que los centros de generación eólica están por su naturaleza apartados de los centros de consumo.

Para ello, esperan que el Plan Sectorial que publicará la Secretaría de Energía en septiembre contenga finalmente planes para sustituir los proyectos cancelados de líneas de transmisión.

[email protected]