En las semanas recientes, la acelerada caída en el precio del petróleo colocó el crudo Brent por debajo de los 50 dólares por barril y quedar en los niveles más bajos desde la primavera del 2009.

Entre los factores que presionan a la baja los mercados de crudo destaca, la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de mantener su producción en 30 millones de barriles diarios, el auge del gas esquisto en Estados Unidos, el aumento de la oferta de Libia e Irak, así como una menor demanda de Asia y Europa.

Las previsiones de crecimiento para la región de Oriente Medio y el Norte de África (MENA), de las corredurías y despachos de análisis económico consultados por FocusEconomics, se deterioraron por cuarto periodo consecutivo en su edición correspondiente a enero de este año.

Los panelistas redujeron sus proyecciones de crecimiento en el Producto Interno Bruto (PIB) en el 2015 para la zona en 0.1 puntos porcentuales, respecto al mes previo, por lo que esperan una expansión de 3.5 por ciento.

 PIB MENA

Lo anterior derivó, principalmente, de los recortes en las previsiones de crecimiento para el Irak, Kuwait y Arabia Saudita, que representan la mayor parte del desplome en la proyección regional. Además, se revisaron a la baja las proyecciones para otros siete países de 16 considerados; se mantuvieron sin cambios los pronósticos para cuatro economías, mientras sólo mejoraron los vaticinios de Egipto e Irán.

Parta el próximo año se espera que la economía de la región acelere su crecimiento de 3.8 por ciento.

Si bien la cotización del petróleo está por debajo del nivel que requieren para financiar sus presupuestos la mayoría de los países miembros de la OPEP, los analistas de FocusEconomics consideran poco probable que el Consejo de Cooperación del Golfo (Bahréin, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos) frene los gastos gubernamentales por el sólido crecimiento de las actividades no petroleras y un importante volumen de reservas de divisas.

Inversión e industrias no petroleras apoyan crecimiento árabe

Pese a que los precios del petróleo cayeron fuertemente en los últimos meses del 2014, la actividad económica de Arabia Saudita se mostró fuerte en el cuarto trimestre del año pasado, dado que ésta fue apoyada por una fuerte inversión y la expansión del sector no petrolero.

De acuerdo al consenso del mercado, este reino está convencido de que su estrategia para no reducir la producción de crudo mantendrá su cuota de mercado mundial contra el aumento de la producción de petróleo de esquisto en la economía estadounidense.

Sin embargo, las expectativas de que los precios del petróleo se mantendrán bajos este año nublan la perspectiva de crecimiento de Arabia Saudita, por lo que los panelistas esperan que la economía crezca 3.3% en el 2015, una reducción de 0.5 puntos porcentuales en comparación con el pronóstico previo; la proyección para 2016 quedó en 3.6 por ciento.

Exceso de oferta en el mercado petrolero podría durar "meses o años"

En el caso de Emiratos Árabes Unidos, también el impulso de crecimiento en las empresas no petroleras continuó al cierre del 2014.

A raíz de la reciente caída de los precios del crudo, el ministro de Energía de Arabia Saudita, Suhail bin Mohammed al-Mazroui, declaró que el exceso de oferta en este mercado podría tardar "meses o años" al tiempo que aseguró que la OPEP no reducirá su producción de crudo para apoyar los precios, pero espera que los productores que tienen costos más altos sí lo hagan, de otra forma al superar los costos de producción el nivel de precios del mercado, empezarán a incurrir en pérdidas.

Reiteró que su país continuará con sus planes de aumentar el suministro de petróleo a 3.5 millones de barriles diarios en el 2017, que representaría un aumento sobre los 2.6 millones de barriles producidos en noviembre pasado.

Aunque esta economía diversificada ha permitido al país sortear la reciente caída de los precios del petróleo relativamente bien, los panelistas recortaron sus previsiones de crecimiento para el 2015 en 0.1 puntos porcentuales respecto al mes anterior, al quedar en una tasa de 4.0%; consideraron que el próximo año será de 4.1 por ciento.

Mejora del entorno político impulsa economía

La consultora de análisis económico indicó que de acuerdo con estimaciones preliminares, el PIB de Egipto se expandió 6.8% en el tercer trimestre del año pasado, mostrando la mayor expansión desde el segundo tercio del 2007, cuyo resultado confirma que la economía está ganando terreno en medio de la reducción de la inestabilidad política.

Este mejor escenario político está fomentando la confianza del consumidor, la inversión, el turismo y en las industrias no petroleras.

El gobierno trata de disminuir la dependencia de las importaciones de energía y reducir la factura energética; prueba de ello, fue el reciente anuncio del Ministerio de Petróleo sobre seis nuevos contratos que serán firmados con empresas extranjeras y nacionales para la exploración de 41 pozos descubiertos en el oeste del país y el Golfo de Suez.

Los panelistas de FocusEconomics revisaron su previsión del PIB en 0.2 puntos porcentuales, en comparación al periodo anterior, por lo que esperan un aumento de 3.5% en el año fiscal 2015; para el año fiscal 2016, consideraron un ascenso de 4.1 por ciento.

Recuperarse después de la guerra en Gaza

La economía de Israel se contrajo en el penúltimo tercio del año pasado debido, principalmente, al impacto del conflicto militar en Gaza durante julio y agosto. No obstante, en los últimos meses del 2014 indicadores de la actividad económica, así como las exportaciones, dibujaron una tendencia de recuperación.

Para los analistas consultados por FocusEconomics, es probable que la economía israelí se vea afectada en el primer trimestre del 2015 por la actual crisis política, pero esperan que la depreciación de su moneda y la fuerte demanda estadounidense impulsen las ventas al exterior. En este sentido, no realizaron modificaciones a vaticinio para este año (2.9%); en el 2016 se espera un crecimiento de 3.3 por ciento.

Con excepción de Egipto, Irán y Yemen, cuyas tasas de inflación se colocarían este año por arriba de 10.0%, las presiones deflacionarias persisten en la mayoría de los países del Medio Oriente y el Norte de África. Los panelistas prevén una inflación regional de 6.0% en el 2015 y de 6.1% en el 2016.

[email protected]

mac