De cara al próximo cambio de gobierno en México, Altán Redes, AT&T México, Telcel y Telefónica demandaron la simplificación de procesos para el despliegue de fibra óptica e infraestructura, así como un ambiente de competencia efectiva y certidumbre en sus inversiones.

En el marco del foro: Aportaciones de la industria móvil a la Agenda Digital de México, organizado por la Anatel y la GSMA, Alejandro Cantú, director jurídico de asuntos regulatorios de América Móvil dijo que “la inversión es como el amor, funciona a base de incentivos”.

Explicó que la industria requiere seguridad jurídica, leyes que acompañen ésta, tener condiciones de financiamiento adecuadas, y un marco regulatorio predecible para que las empresas determinen si es conveniente invertir en el país o no.

“Los retos que tenemos no van a cambiar con una nueva administración, los problemas seguirán ahí el día siguiente de las elecciones. Con independencia de la administración que venga, la agenda no cambia y debemos impulsar junto con el regulador y gobierno una agenda que cree un circulo benéfico para el sector”, dijo.

Por su parte, Miguel Calderón, vicepresidente de regulación de Telefónica México coincidió con Cantú en el sentido de que “necesitamos certeza jurídica y ambiente de competencia efectiva. Debemos compartir infraestructura porque las inversiones deben ser rentables para todos sino veremos que únicamente serán rentables para los operadores de mayor escala”.

Fernando Bellido, Director de Despliegue de Altán destacó que la inminente llegada de la tecnología 5G, que dará mayores velocidades de navegación y conectividad para el Internet de las Cosas, demandará muchas estaciones de internet y el uso de fibra óptica. “Dentro de nuestro modelo vemos viable la compartición de infraestructura, no vemos posibilidad de hacer el despliegue que nos permita lograr el 92.2% al que nos comprometimos sin un modelo de compartición”.

En cuanto a la simplificación de procesos para el despliegue de fibra o infraestructura, Alejandro Cantú, de AMX, dijo: “es muy importante. Debemos tener un marco regulatorio que promueva la compartición de infraestructura”.

Calderón, de Telefónica México, advirtió: “tenemos un problemón, los municipios no ven la infraestructura en telecomunicaciones como una infraestructura pública de interés general, sino que la ven como infraestructura comercial y si ellos no obtienen un beneficio es cuando hay trabas y entones es difícil invertir”.

Troy Hatch, vicepresidente del área legal de AT&T México enfatizó en que el nuevo gobierno deberá pensar en el futuro de mediano y largo plazo. Dio como referencia que, casi 50% de los hogares en México no tiene acceso a banda ancha fija.

“Debemos resolver cómo bajamos el costo del espectro, hacerlo más accesible pues a la fecha implica un costo importante en los estados financieros de cada empresa dedicada a pagar derechos de espectro, cuando lo que debería ser es una inversión compartida entre industria, para crear redes, y el gobierno como inversión en el futuro no de las empresas sino del país”, afirmó.

erp