Los fabricantes de baterías de Corea del Sur LG Energy Solution y SK Innovation Co acordaron el domingo resolver las disputas sobre la tecnología para los vehículos eléctricos (VE), evitando un posible revés para las ambiciones estadounidenses en este sector.

El acuerdo tras las maratonianas conversaciones de afiliados de dos de los mayores conglomerados surcoreanos se anunció pocas horas antes de la fecha límite del domingo para que el gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, decida si da el inusual paso de revertir una decisión de la Comisión de Comercio Internacional (ITC, por sus siglas en inglés).

En un comunicado, Biden calificó el acuerdo como "una victoria para los trabajadores estadounidenses y la industria automotriz estadounidense (...) Necesitamos una cadena de suministro de baterías para vehículos eléctricos fuerte, diversificada y resistente con base en Estados Unidos".

La disputa central había amenazado los planes de VE de Ford Motor Co y Volkswagen AG, así como una planta de Georgia que es clave para la creciente industria.

La resolución es también una victoria para Biden, quien ha convertido el impulso a los vehículos eléctricos y la producción de baterías en Estados Unidos en una prioridad. La industria automotriz mundial está compitiendo para desarrollar vehículos eléctricos, y Biden ha propuesto gastar 174,000 millones de dólares para aumentar sus ventas y expandir la infraestructura de carga.

SK Innovation acordó pagar a LG Energy Solution, una subsidiaria de propiedad total de LG Chem Ltd, 2 billones de wones (1,800 millones de dólares), repartidos en 500,000 millones de wones cada uno de este año y el próximo, y regalías por al menos seis años.

"Esperamos que nuestro plan de pago no sea económicamente oneroso", dijo a Reuters un funcionario de SK Innovation.

Las empresas acordaron abandonar todos los litigios en los Estados Unidos y Corea del Sur y no presentar más demandas entre ellas durante 10 años.

"Las dos empresas ahora pueden coexistir en el mercado global y competir de buena fe", dijo LG Energy Solution en un comunicado. SK dijo que invertirá de forma activa tanto en Corea del Sur como en el extranjero ahora que se han aclarado las incertidumbres para su negocio de baterías para vehículos eléctricos en Estados Unidos.

La Oficina del representante de Comercio de Estados Unidos se enfrentaba a una fecha límite el domingo para decidir si optaba por el inusual paso de revertir una decisión de la ITC, a menos que las empresas acordaran un trato.

La administración Biden, Volkswagen y Ford habían estado presionando a las empresas coreanas para que llegaran a un acuerdo.

kg