Untitled Document

El presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, envió a la Cámara de Diputados –como segundo intento- un proyecto de iniciativa para reformar la Ley Federal del Trabajo (LFT), la cual no ha sufrido modificaciones en más de 40 años.

Al entregar el VI y último Informe de Gobierno, el Presidente de la República hizo uso de su facultad para que los legisladores den trámite preferente a la propuesta que reforma la ley laboral -de la que tiene derecho a presentar dos-, luego de que en la LXI Legislatura no se concretara la propuesta que impulsó su fracción, el PAN.

De acuerdo con legisladores, parte del contenido de la propuesta retoma aspectos como: flexibilizar contrataciones, facilitar despidos y obligar a transparentar las finanzas de las organizaciones sindicales, este último tema había sido eliminado de la iniciativa que se discutía en la pasada Legislatura, pues fue parte del acuerdo con el PRI para avanzar en las modificaciones.

Esta propuesta tiene que analizarse en 30 días, por lo que ya se discute si será a partir de su entrega al Congreso de la Unión o si el tiempo corre desde que se instale la Comisión de Trabajo y Previsión Social.

En la exposición de motivos se hace alusión a los criterios que establece el Comité de Libertad Sindical, de la Organización Internacional del Trabajo, en el que se incluye el trabajo decente.

También en el artículo 371 de la LFT, se detalla que los estatutos de los sindicatos contendrán al número de miembros de la directiva y el procedimiento para su elección, que deberá ser mediante voto libre, directo y secreto , pues de lo que se trata es de democratizar el mundo del trabajo, hecho al que se han opuesto abiertamente sindicatos como el petrolero o el del magisterio.

En ese sentido, el gobierno del presidente Calderón detalló que, de acuerdo con los organismos internacionales, permitir el voto libre, directo y secreto no interfiere en la vida interna de los sindicatos como lo han manifestado diversas organizaciones.

Asimismo busca que los sindicatos se auditen de manera externa cuando tengan más de 150 miembros; poner límite al derecho de huelga, y al derecho de asociación, a través de requisitos como los padrones de trabajadores.

En ese sentido, la directiva de los sindicatos, en los términos de sus estatutos, deberá rendir cuentas cada seis meses a la asamblea de manera detallada.

La rendición de cuentas incluirá la situación de los ingresos por cuotas sindicales y otros bienes, así como su destino. Para tales efectos, se deberá entregar un resumen de esta información a cada uno de los trabajadores sindicalizados, dentro de los 10 días siguientes de cada periodo , se establece en la exposición de motivos de la propuesta.

Lo que dejó la LXI Legislatura

  • 350 proyectos individuales.
  • 3 propuestas de reforma integrales.
  • 67 temas tenían acuerdo de los partidos políticos.
  • 27 temas no tenían consenso.

empresas@eleconomista.com.mx