Las ventas de gasolina en las estaciones convertidas a la marca Exxon Mobil han incrementado sus ventas en al menos 35% y con los planes de expansión de dos nuevas terminales para la importación de combustibles por tren, la estadounidense pretende llegar en el 2019 a 160 gasolineras en el país, con lo que mantiene su plan de invertir 300 millones de dólares en infraestructura logística en los próximos diez años, independientemente de los resultados de la contienda electoral del próximo 1 de julio.

Martín Proske, director de Mercadotecnia de Combustibles en Exxon Mobil México explicó a El Economista que la estadounidense tiene presencia de más de un siglo en el país, lo que le ha dado una visión de largo plazo y la posibilidad de trabajar con distintos gobiernos de diferentes partidos, por lo que se encuentran abiertos a discutir ideas y trabajar con cualquier administración tanto en el terreno de la comercialización de productos y combustibles, como aguas arriba, en exploración y producción de petróleo.

Los precios de las gasolinas y el diésel que se han incrementado en más de 11% en el último año en México derivado tanto del alza de la referencia internacional como de la carga impositiva que en promedio es más de la mitad del precio al consumidor en México, sí pueden representar un obstáculo para los ingresos del sector, reconoció Proske, por lo Exxon Mobil planea todo el tiempo estrategias para competir a escala. 

 “Como empresa integrada vemos más allá de las variaciones puntuales en momentos específicos y nos enfocamos en el largo plazo de los mercados. Todos los indicadores coinciden en que la economía mexicana seguirá creciendo y para ello necesita una matriz energética sólida a la que tenemos mucho que aportar”, dijo.

NUEVA INFRAESTRUCTURA PARA IMPORTACIÓN

Por lo pronto, la marca Mobil de gasolineras abrirá su primer establecimiento fuera del Bajío el próximo 30 de mayo en Puebla. En el primer semestre del año añadirá 30 estaciones más, con lo que estará presente en Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Querétaro, Puebla y Aguascalientes, además de que durante los próximos meses mantendrá un ritmo de apertura de 20 estaciones por mes, con lo que prepara ya el arranque de gasolineras en Coahuila, Nuevo León y el Valle de México.

Además, a la capacidad de importación de dos trenes unitarios (con 100 vagones de combustibles) desde Texas hasta San Luis Potosí, y un tren más que llega  San José Iturbide, Guanajuato, a finales de este mes entra en operaciones la terminal de trasvase para un tren unitario más en Tula, Hidalgo, mientras que en junio comienza la importación de diésel en otra terminal ubicada en Salinas Victoria, Nuevo León, que en agosto traerá también todos los combustibles.

 [email protected]