Exxon Mobil compró la semana pasada las empresas de gas natural Phillips Resources y TWP Inc. por 1,690 millones de dólares, accediendo a unos 317,000 acres (128,000 hectáreas) de campos de exploración en la cuenca de esquisto Marcellus, que es una formación subterránea de rocas en la región de Estados Unidos.

La compra destaca la importancia que da a los activos de gas natural, en los que gastó 30,000 millones de dólares el año pasado cuando compró a XTO Energy.

Esa adquisición le permitió quedarse con uno de los mayores desarrolladores de gas de esquisto y recursos, equivalente a 45 billones de pies cúbicos de gas.

Exxon ha gastado miles de millones de dólares para incrementar su exposición a los llamados recursos no convencionales o formaciones como gas y petróleo de esquisto, que requieren tecnologías avanzadas para su explotación.

Creemos que las fusiones crearán significativo valor impulsando sinergias regionales en las operaciones de exploración y producción , dijo Alan Jeffers, un portavoz de Exxon.

La firma, que ya es el mayor productor de gas natural en el país, informó que las dos empresas tienen reservas probadas de 228,000 millones de pies cúbicos equivalentes de gas natural y producen unos 50 millones de pies cúbicos de gas.

Los productores de gas de esquisto en Marcellus y otras zonas de América del Norte se enfrentan a la preocupación de que el proceso de fractura hidráulica que se usa en las perforaciones vaya a contaminar el agua para consumo humano.