El gobierno de Estados Unidos y los exportadores mexicanos de tomates llegaron la noche del martes a un acuerdo que obligará a realizar revisiones exhaustivas sobre la calidad de esa hortaliza en las aduanas estadounidenses y elevará los precios de referencia de los tomates de especialidad.

El pacto incluye la controversial última propuesta de inspeccionar en frontera 92% de los camiones para revisar la calidad de los tomates, informaron en un comunicado asociaciones mexicanas exportadoras, a través de un comunicado.

No obstante, el Departamento de Comercio de Estados Unidos estima que las revisiones aplicarían sólo para 66% de los cargamentos, de acuerdo con fuentes al tanto consultadas por el diario estadounidense The Wall Street Journal.

También el acuerdo establece incrementos en los precios de referencia para tomates de especialidad y un alza en el precio de los tomates orgánicos 40% arriba del precio de los convencionales.

“Llegamos a un nuevo acuerdo que suspende la investigación de dumping en curso, que fue reactivada después del 7 de mayo a pesar de que 90 días antes el secretario de Comercio, Wilbur Ross, había comunicado a la industria del tomate mexicano su decisión de terminar unilateralmente el acuerdo que había estado en vigor desde 1996”, dijo Mario Robles, director de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (CAADES).

Al reactivar la investigación, el Departamento de Comercio anunció el 23 de julio que había encontrado un nuevo margen de dumping de 25.28% y esperaba que al terminar el proceso de verificación el 19 de septiembre, su determinación final confirmara este porcentaje que resultó ser superior a 17.56% anterior.

Bajo las reglas del Departamento de Comercio, la firma de un nuevo acuerdo que suspenda su determinación final, requiere de 30 días previos para comentarios, plazo que vencía el martes; pero unos minutos antes, las partes llegaron a un arreglo que evita que dé su determinación final el 19 de septiembre.

Una vez que este nuevo acuerdo entre en vigor, las exportaciones de tomate mexicanas se podrán realizar sin el pago del arancel y los exportadores mexicanos tienen ahora el derecho de recibir todos los depósitos en efectivo que hayan realizado desde el 7 de mayo, hasta el día en que este acuerdo se publique en el Federal Register.

Además de la CAADES, enviaron el comunicado conjunto la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida, el Consejo Agrícola de Baja California, el Sistema Producto Tomate Nacional y la Asociación de Productores de Hortalizas del Yaqui-Mayo.

Los productores mexicanos han argumentado que no están en contra de las inspecciones, pero que el proceso propuesto por el Departamento de Comercio los sometería a retrasos arbitrarios en la frontera sin ningún recurso legal.

“Este resultado es una buena noticia pues permitirá mantener abierto el mercado para nuestras exportaciones de tomate a los Estados Unidos”, escribió la madrugada del miércoles la secretaria de Economía, Graciela Márquez, en Twitter.

México desplazó a los Países Bajos como el mayor exportador de tomates del mundo en el 2018, con ventas externas por 2,261 millones de dólares, un récord. Pero este logro se basa en una dependencia prácticamente total con su vecino del norte, a quien envía 99.7% de sus exportaciones.

Alrededor de la mitad de los tomates frescos consumidos en las cocinas estadounidenses se cosecha en territorio mexicano.

[email protected]