Las exportaciones mundiales aumentaron 0.2% en volumen durante el 2019, su menor tasa en la última década, según cálculos de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

Ese resultado sólo es superado por la tasa de -10% registrada en el 2009, cuando ocurrió la crisis financiera mundial.

Medidas en términos de dólares estadounidenses, las exportaciones cayeron 1.7% en el 2019, de acuerdo con la UNCTAD, cuya proyección se basa en datos definitivos y parcialmente estimados.

“Tensiones comerciales prolongadas y la desaceleración de la actividad económica han exacerbado una caída en el comercio mundial”, resumió en sus Prospectivas sobre la Situación Económica Mundial 2020.

Durante el año pasado, las tensiones comerciales mundiales se hicieron generalizadas, extendiéndose más allá de China y Estados Unidos para involucrar a más países y grupos de productos.

Las fuentes de estas tensiones incluyen la incertidumbre comercial relacionada con el Brexit, las quejas contra los aranceles indios de varios países, las acusaciones mutuas de proteccionismo entre la Unión Europea y Estados Unidos, y una disputa comercial entre la República de Corea y Japón.

Para el 2020 y el 2021, la UNCTAD estima que las exportaciones globales crecerán 2.3 y 3.2% en volumen, y 3.3 y 4.9% en valor, respectivamente.

A medida que las tensiones comerciales se han intensificado, ha habido signos de interrupciones en las cadenas de suministro mundiales. En particular, destacó, las disputas comerciales han amplificado los vientos en contra cíclicos en los sectores de la electrónica y el automóvil, los cuales tienen amplias redes de producción entre países.

Asimismo, la alta incertidumbre que rodea las futuras acciones comerciales ha resultado en un deterioro de la confianza empresarial, perjudicando el crecimiento de la inversión en muchos países. Estos desarrollos a su vez han suprimido la demanda global de capital y bienes intermedios, contribuyendo a la caída de la actividad comercial internacional.

Si bien la disminución de las tensiones entre Estados Unidos y China conduciría a un mayor crecimiento del comercio mundial que la línea de base, la UNTAD acota que los efectos comerciales del Brexit aún no se han valorado por completo.

Mientras tanto, la disputa comercial entre la República de Corea y Japón podría perturbar la cadena de valor altamente globalizada de los semiconductores, que afecta a todas las industrias de electrónica y alta tecnología, las cuales requieren estos componentes.

Como tal, indicó la UNCTAD, el modesto repunte proyectado para el 2020 está sujeto a “altos riesgos”.

La fuerte desaceleración del crecimiento del comercio mundial de mercancías en el 2019 se debió principalmente a una contracción de la demanda de importaciones de China y otras economías emergentes de Asia.

En gran medida, esto refleja el impacto de las tensiones comerciales en las vastas redes de producción transfronterizas de la región, así como la desaceleración de la demanda interna en China.

En Estados Unidos, el crecimiento general de las importaciones se desaceleró considerablemente, ya que el aumento de los aranceles contribuyó a una disminución de 2 dígitos en las importaciones procedentes de China durante el año.

[email protected]