Las exportaciones de vehículos pesados repuntaron 21.5% durante abril pasado comparado con el mismo mes del 2017, luego de reactivarse las compras del mercado estadounidense, reportó la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact).

Durante abril del 2018, México exportó al mundo 10,411 unidades, incremento del 21.5%, en relación a abril del año previo. “Dicho aumento estuvo impulsado por la exportación de 6,302 tractocamiones quinta rueda, que comparado con las 4,797 unidades exportadas durante el mismo mes del año pasado, representa un incremento de 31.4%, respecto al año anterior”, resaltó el organismo empresarial.

Estados Unidos es el principal comprador de vehículos pesados procedentes de México, sobre todo los tractocamiones quintarueda, con un 94% de participación, seguido de Canadá, Perú, Chile y otros.

La Asociación destacó que las exportaciones acumuladas de la industria pesada se incrementaron 30.4% durante enero-abril del presente año, alcanzando un total de 41,731 unidades en comparación con 2017.

Si bien esta cifra es mejor que las registradas durante igual periodo del 2017, aún están 29% por debajo de lo exportado en 2015, año cuando se envió el mayor número de camiones  en la historia de México.

Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de Anpact, reconoció el dinamismo del mercado exportador  con recuperación. Sin embargo, “es necesario impulsar el mercado interno de manera decidida a través de la renovación de la flota, y trabajar para resolver el problema estructural que existe en el autotransporte”.

Las ventas externas motivaron el crecimiento de la producción de las marcas como Daimler, Isuzu, Scania, Kenworth, Man, Mercedes Benz y Dina, al presentar incremento de 4.7% en abril pasado respecto a igual mes del 2017. De esta forma, la industria fabricó 12,238 unidades.

Las cifras acumuladas mostraron que la producción alcanzó 48,660 unidades, lo que representa 5,777 vehículos más respecto al primer cuatrimestre de 2017.

Aunque esta cifra representa 28% menos respecto al primer cuatrimestre de 2015, el mejor año de la industria, con unas 18,884 unidades menos.

Elizalde comentó que con la llegada de Andrés López Obrador como presidente de México, “la nueva administración enfrentará grandes desafíos, que es necesario atender desde el periodo de transición”.

Para ello, la Anpact ofrece su plena colaboración como aliado estratégico para alcanzar soluciones integrales para la industria de vehículos pesados que beneficien a todos los mexicanos.

Los empresarios buscarán una solución integral que incluya: incentivos verdes, esquemas atractivos de financiamiento, profesionalización del transportista, un marco regulatorio actualizado y supervisión normativa.