México exportó productos a Estados Unidos por un valor de 25,803.9 millones de dólares en junio, lo que reflejó una caída de 15.3% interanual y un comportamiento negativo menos dramático que los dos meses inmediatos anteriores.

Las exportaciones mexicanas al mercado estadounidense cayeron 3.7% en marzo, pero luego se desplomaron 47.9% en abril y 53.5% en mayo, a tasas anuales, afectadas por la pandemia de Covid-19.

En junio, las importaciones de mercancías de México desde Estados Unidos totalizaron 15,787.3 millones de dólares, por lo que México registró un superávit de 10,017 millones de dólares, su segunda mayor saldo positivo en la historia detrás de marzo de este año (10,059 millones de dólares) informó la Oficina del Censo.

China se colocó como el primer socio en el comercio de productos de Estados Unidos en ese mismo mes, a pesar de mantener ambas potencias una guerra comercial, aplicándose mutuamente aranceles a una amplia variedad de mercancías.

De manera desglosada, China abarcó 16.5% de todo el comercio internacional de bienes de Estados Unidos, seguido por México (14.6%) y Canadá (14.2 por ciento).

Por muchos años, Canadá fue el primer socio comercial de su vecino del sur, hasta que China lo desplazó de 2015 a 2018, mientras que México ocupó esa posición por primera vez en 2019.

Estos tres países concentran gran parte del comercio exterior de Estados Unidos, quien es el mayor importador de bienes del mundo, con México y Canadá apoyados por su vecindad, entre otras ventajas, y con China consolidando su liderazgo como el mayor exportador del planeta.

Como parte de los resultados de junio, China registró una baja interanual de 3.4% en sus exportaciones al mercado estadounidense (37,639 millones de dólares); en tanto que las de Canadá descendieron 26.5% (20,357 millones).

Coyunturalmente, China se ha beneficiado por registrar menores afectaciones por la pandemia de Covid-19. Pero en una visión más amplia, los aranceles que Estados Unidos le cobra evidencian su competitividad en el comercio internacional, un aspecto que resalta aún más considerando que en la región de América del Norte no se aplican prácticamente aranceles y hay menores barreras no arancelarias.

A medida que Estados Unidos y China han aumentado sus aranceles desde 2018, los flujos comerciales bilaterales cayeron y luego repuntaron proporcionalmente con la pandemia del nuevo coronavirus.

Los esfuerzos de Estados Unidos para abordar lo que considera prácticas de distorsión del mercado del gobierno chino han llevado a la imposición de aranceles de entre 15 y 25% que cubren alrededor de 362,000 millones de dólares en importaciones anuales de China, y China respondiendo con aranceles de entre 5 y 25% que cubren 139,000 millones de dólares en compras desde Estados Unidos.

Como parte del acuerdo comercial de la Fase Uno, ambos países redujeron el pasado 14 de febrero 50% los aranceles que se impusieron en septiembre de 2019. También China anunció un proceso de exención para 700 líneas arancelarias que incluyen algunos suministros agrícolas y médicos, materias primas e insumos industriales.

En el 2020, de enero a marzo, México se colocó como primer socio en el comercio de productos de Estados Unidos; luego, de abril a junio, China ha ocupado esa posición.

A pesar de ello y dados los altibajos en ese indicador de estos dos proveedores externos, Canadá fue el primer socio de Estados Unidos en el primer semestre de 2020, con una partición de 13.9%, seguido por México (13.8%) y China (13.1 por ciento).

rmorales@eleconomista.com.mx