Petróleos Mexicanos (Pemex) ha incurrido en diversas violaciones en la adjudicación y administración de los contratos integrales de exploración y producción de hidrocarburos que entregó a productores privados, al no contar con información de las reservas previas a la adjudicación, otorgar directamente convocatorias desiertas, permitir periodos prolongados de receso a los contratistas, e incluso haber adjudicado áreas que no estaban en condiciones para hacerlo por presentar problemáticas sociales.

Según el reporte de la Cuenta Pública de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), a pesar de que en la presentación de la reforma energética se estableció que en materia de producción de hidrocarburos aumentó el factor de recuperación de los campos maduros como reto adicional, Pemex no contó con el volumen de reservas contenidas en los nueve campos maduros del norte y sur, lo cual impidió el proceso de transparencia de la revisión de cualquier avance.

Según la ASF, la estatal detalló que el concepto de campo maduro no existe de manera oficial en la industria petrolera nacional e internacional y sólo ha sido un concepto utilizado de manera coloquial y es por esto que en Petróleos Mexicanos no existen normas, reglamentos, claves presupuestales; ni información de producción, inversión, reservas de hidrocarburos, etcétera, asociada al concepto de campo maduro .

CAMPO POR CAMPO

En particular, se detectó también que luego de declarar desierta la licitación del campo maduro Arenque, ubicado en la Región Norte y de asignarlo directamente a la petrolera inglesa Petrofac, cambiando la tarifa de 7.25 a 9.75 dólares por barril, la petrolera estatal incurrió en una violación sobre la cual se deben fincar las debidas responsabilidades.

En el campo Santuario, ubicado en el sur, la auditoría reportó que de 24 meses de evaluación, 81.6% de tiempo se destinó a los llamados periodos de cura que son recesos de 180 días prolongables que la estatal permite al contratista cuando algo falla para que realice la reparación.

Por tanto, en este campo adjudicado también a Petrofac, se reportó un avance financiero de 10.1% de 54 millones de dólares que originalmente se presupuestaron , además de sólo 1.5% de avance físico en los trabajos del contratista.

Otro campo del sur, Magallanes, adjudicado también a la empresa Petrofac, tiene un avance de 4.5%, de los 63 millones de dólares presupuestados y presentó sólo 2.7% de avance físico, con 55% de periodos de exenciones.

EL CAMPO CARRIZO?NO DEBIÓ LICITARSE: ASF

Finalmente en el campo Carrizo, adjudicado a Dowell Schlumberger, se constató que no presenta avances debido a la suspensión de los servicios por un problema social de asentamientos humanos en el área contractual, donde al momento de la adjudicación había 487 casas construidas.

En julio del 2013, la Subgerencia de Servicios Jurídicos Región Sureste Villahermosa presentó 323 demandas civiles contra los invasores del campo y el tiempo aproximado de la sentencia, según casos similares, es de entre dos y ocho años.

Conforme a lo anterior, PEP no debió incluir esta área contractual en la licitación pública internacional abierta (...), ya que antes debió atender el problema social existente en la misma , concluyó en su reporte la ASF.

[email protected]