A pesar de que Petróleos Mexicanos (Pemex) cuenta con diversas problemáticas como el manejo de deuda o la saturación del Sistema Nacional de Gasoductos, los accidentes ocurridos en sus instalaciones durante el último año, particularmente el derrame en la planta de Salina Cruz, fueron el primer tema que se llevó al Pleno del Senado en espera de explicaciones por parte de la paraestatal.

Ya hemos visto reiterados incidentes: incendios, derrames, fugas, esto no puede reflejar otra cuestión que negligencia en las operaciones, hay graves fallas en las medidas de seguridad y necesitamos que nos den un reporte porque es un asunto imperdonable , dijo el senador Benjamín Robles a El Economista.

Según el legislador, a lo largo del año se han suscitado siniestros en Veracruz, Tabasco, Puebla, Chiapas, Michoacán, a los que se suma el que encabeza el punto de acuerdo aprobado por senadores del PRI, PAN y PRD que es la petición de un reporte detallado del hundimiento de la monoboya 3 de la refinería Antonio Dovalí Jaime , en Salina Cruz Oaxaca, que provocó el derrame de al menos 20,000 litros de crudo cuya mancha se extendió a un total de 17 playas sin que Pemex lo reportara durante 11 días.

Necesitamos que el director de Pemex nos explique las causas que provocaron este accidente, que nos diga la forma en la que planean la remediación y cuánto es lo que se va a invertir en este tema, junto con las pérdidas que pueda generar aseguró el perredista.

Por tanto, explicó, se ha solicitado a la dirección general de la empresa que elabore un reporte detallado de lo acontecido en las costas del Itsmo, mismo que deberá ser entregado a más tardar el 21 de septiembre para que los senadores integren una mesa de trabajo cuya revisión permita que se elabore un punto de acuerdo en el que buscarán fincar responsabilidades sobre la situación.

El posible integrante de la Comisión de Energía de la legislatura entrante aseguró que en el Senado se mantendrá estrecha vigilancia a las operaciones de Pemex en lo que respecta al medio ambiente, ya que los accidentes han sido una constante de los últimos años y son algo que no debemos dejar pasar , aseguró.

Entre los siniestros más destacados del 2012 se suman al derrame de Salina Cruz dos incendios en la refinería Francisco I. Madero, uno suscitado durante los primeros días de septiembre en la línea de desfogue de la batería de la hidrodesulfutarora y el otro ocurrido en una caldera de esta planta en agosto, y dos derrames de crudo provocados intencionalmente por el crimen organizado en ductos de las instalaciones de Pemex en Veracruz.

kgarcia@eleconomista.com.mx