Aunque BerryMex no ha obtenido el sello como Empresa Socialmente Responsable, en la práctica opera con responsabilidad social, pues sus operaciones son éticas, fomentadas en valores arraigados a la cultura de la firma y preocupados por la sociedad y el ambiente que las rodea. Derivado de ello, dieron a conocer que su programa de filantropía se encuentra alineado al nuevo enfoque en temas de salud y educación de los trabajadores del campo, sus familias y sus comunidades, resultado de la Planeación Estratégica del Programa para los próximos 15 años.

“El foco de nuestra estrategia es la comunidad de trabajadores del campo; nuestra cobertura geográfica son las localidades donde operamos o en las que viven nuestros trabajadores. Actualmente tenemos presencia en Baja California, Jalisco, Michoacán y Puebla. Por otro lado, nuestras líneas de trabajo son educación y salud, en las que llevaremos a cabo proyectos de alto impacto con resultados que perduren en el mediano y largo plazo”, comentó Citlali Fuentes, directora Global de Filantropía.

Entre los ejes de acción del programa se encuentran la identificación de necesidades de la comunidad de trabajadores del campo, en los temas de educación y salud, para diseñar modelos de atención eficientes, efectivos y replicables. Establecer alianzas y colaboraciones con otras empresas, fundaciones o instituciones de gobierno, para ampliar el impacto y cobertura de los proyectos. Consolidar la relación con organizaciones sin fines de lucro a nivel local, para contar con aliados operativos especialistas en las líneas de trabajo y establecer una estructura organizativa que les permita la operación adecuada y el cumplimiento de su misión y visión filantrópica.

Entre los resultados que esperan, en Educación, se impulsarán proyectos que faciliten el acceso a la educación y promuevan la permanencia escolar y la graduación. Asimismo, para impactar en la calidad de la educación se pretende apoyar a la comunidad educativa en actualizar los contenidos (currículo), así como mejorar sus recursos e infraestructura y respecto a la salud, el enfoque será llevar proyectos integrales, que incluyan la promoción de la salud, el diagnóstico temprano, tratamiento y rehabilitación de los padecimientos más importantes que sufra la comunidad de trabajadores del campo.

Con respecto a los proyectos para este año, la directiva destaco: “En lo que se refiere a los proyectos para el 2021, será muy emocionante y de gran aprendizaje, puesto que los comités regionales en México y otros países donde tenemos producción, llevarán a cabo diagnósticos de necesidades de la comunidad de trabajadores del campo, participarán en el diseño de los proyectos identificando los componentes de atención y generarán alianzas con organizaciones sin fines de lucro, fundaciones donantes, empresas y productores de la zona”.

La intención de BerryMex es que a través de este proceso se puedan implementar proyectos que coadyuven a resolver problemas de la comunidad desde sus causas y que se puedan convertir en modelos de atención con resultados que trasciendan y perduren en el largo plazo y no solamente durante el momento de la intervención. En este sentido, el rescate y fortalecimiento de las capacidades locales, así como la participación de varios agentes en las comunidades serán una pieza clave.

Finalmente cabe destacar que parte del proceso y de la evolución que está viviéndola empresa este año será la identificación e involucramiento de organizaciones de la sociedad civil sin fines de lucro, que tengan experiencia, metodología y un equipo calificado para llevar a cabo los proyectos con objetivos y metas claras, así es cada zona buscarán una organización local (de preferencia) con la que se pueda hacer una alianza para todo el periodo de duración del proyecto, que será de tres a cinco años.

viridiana.diaz@eleconomista.mx