El sector patronal del país demanda al Ejecutivo federal que otorgue estímulos fiscales temporales a la inversión y al empleo, a través de un decreto, en diferentes regiones de México, con apoyo a la repatriación de capitales, a fin de que pueda reactivarse de manera rápida el mercado interno.

Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), calificó el inicio del 2015 como un buen momento para que el gobierno corresponda al esfuerzo que han hecho las empresas y los contribuyentes para pagar en tiempo y forma sus contribuciones al fisco: ajustando y eficientando el gasto público, y otorgando estímulos para el crecimiento .

En su mensaje semanal, la Señal Coparmex, el líder empresarial dijo que la economía podría crecer arriba de lo esperado si se logra conformar un gran paquete de fomento a la generación de empleos a través de las pequeñas y medianas empresas, fortaleciendo las economías locales a través de financiamiento de desarrollo e incentivos para la inversión.

El presidente de los patrones en el país destacó la necesidad de una política pública que beneficie el desarrollo de las personas en sus propias localidades, de acuerdo con las diversas variables competitivas, región por región, con políticas enfocadas a la realidad y a las vocaciones de cada región.

Así como se anunció un trato fiscal preferencial a las actividades agropecuarias de Guerrero, Chiapas y Oaxaca, es posible extender el beneficio a las pequeñas y medianas empresas de los estados del país.

Debe existir la oportunidad de crear cadenas de valor, desarrollando agroindustrias y biotecnología que generen valor agregado; o cadenas de valor en las áreas de turismo y venta al menudeo, con el fin de generar empleo e inversión.

El consenso al interior de la Coparmex es que empresarios de todos los tamaños y sectores han compartido sus preocupaciones por el estancamiento de la economía.

lgonzalez@eleconomista.com.mx