A pesar de que México presenta crecimientos económicos que serán envidia de Europa y América Latina –en medio de la crisis financiera internacional-, el sexenio del presidente Felipe Calderón cerrará sin cambios dramáticos en competitividad, puesto que las grandes reformas siguen pendientes por culpa de los políticos, mientras que el incremento del crimen e inseguridad agudizó el clima de inversión, sostuvo Juan Pardinas, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

El especialista dijo que sería ingenuo descontar que la llegada de nuevas inversiones a la región del Bajío, en especial las automotrices, y no a la frontera norte, se debe a la creciente inseguridad que afecta a los entidades colindantes con Estados Unidos, el mercado más grande para exportar.

En entrevista, Pardinas sostuvo que la inseguridad es foco rojo en México y el mayor desafío para la competitividad del país, de modo que gane quien gane las elecciones, debe ser el principal problema a enfrentar y resolver la inercia de los hechos para poder mandar mensajes al mundo de que el país es seguro para vivir, invertir y desarrollar infraestructura.

(A lo largo del sexenio) tuvimos avances relativos. En muchas cosas estamos mejor que como estábamos como país si nos comparamos al México de antes.

En otras, si nos comparamos con nuestros competidores, pues desgraciadamente de la falta de capacidad política de los principales actores del Congreso, de los partidos y el gobierno sí nos retrasó en muchos temas como reforma laboral , aseveró el titular del Imco.

RETRASOS, PATÉTICOS

Consideró patético que el país siga en las mismas discusiones sobre la reforma energética desde el sexenio de Ernesto Zedillo; la reforma en la materia que se realizó en esta administración cambió muy poco las condiciones del país.

Un país que pasa por toda una década y seguimos hablando de política pública de lo mismo, no podemos decir que tengamos cambios dramáticos ni beneficios en competitividad , estableció Juan Pardinas.

Del 2000 a la fecha, México ha presentado altibajos en competitividad, rubro en el que mientras otras naciones avanzan, nuestra nación se mantiene sin movimiento en el índice internacional, a lo que se le ha catalogado periodo de estancamiento.

lgonzalez@eleconomista.com.mx