Estados Unidos, Francia y el Reino Unido lanzaron en conjunto ataques militares en Siria en represalia por el presunto uso de armas químicas por parte del régimen del presidente Bashar al Assad contra civiles y para disuadirlo de que vuelva a hacerlo, anunció esta noche el presidente Donald Trump.

Fuertes explosiones iluminaron el cielo de Damasco, la capital siria, mientras Trump hacía el anuncio desde la Casa Blanca. La televisión siria reportó que las defensas aéreas de Siria habían respondido al ataque.

Trump dijo que Estados Unidos está preparado para presionar de manera “sostenida” a Assad hasta que dé fin a lo que Trump describió como un patrón criminal de asesinar a su propio pueblo con armas químicas. No estaba claro si Trump se refería a que la operación militar se extendería más allá de una ronda inicial de ataques con misiles, pero más tarde el general Jim Mattis, secretario de Defensa estadounidense, anunció que el castigo militar había concluido por el momento.

El mandatario no dio detalles sobre el ataque internacional, pero se presume que incluirá una andanada de misiles lanzados desde afuera del espacio aéreo sirio. Agregó que el principal objetivo es mostrar “un fuerte disuasivo” contra el uso de armas químicas. El gobierno sirio ha negado repetidamente que haya usado armas prohibidas.

La decisión de emprender los ataques, tomada tras varios días de deliberaciones, representa la segunda ocasión en que Trump ordena ataques en Siria. En abril de 2017 autorizó el lanzamiento de misiles Tomahawk contra una base aérea siria en represalia por el uso de gas sarín contra civiles por parte de Assad.

Trump amonestó a los dos principales aliados de Siria: Rusia e Irán, por apoyar a “dictadores asesinos”, y señaló que el presidente ruso Vladimir Putin había garantizado en un acuerdo internacional de 2013 que Assad se desharía de todo su arsenal químico. Exhortó a Moscú a cambiar de curso y sumarse a Occidente en pro de un régimen más responsable en Damasco.

En una conferencia en el Pentágono, posterior al anuncio de Trump, el secretario estadounidense de Defensa, el general Jim Mattis, afirmó que Washington envió "un mensaje claro" al líder sirio por el uso de un arma química el pasado sábado en la región de Duma.

"Hemos enviado un mensaje claro", dijo Mattis, en referencia a los ataques ordenados por el presidente Donald Trump contra múltiples objetivos en Siria, en coordinación con fuerzas de Francia y el Reino Unido. 

Aseguró que los ataques ordenados esta noche de viernes han "terminado" y no hay por el momento previsión de nuevas acciones militares. "Por ahora no tenemos ataques adicionales planificados", dijo Mattis, aunque añadió que el Departamento de Defensa está en consulta permanente con Francia y el Reino Unido.

 

Los detalles del asalto

El Ministerio de Defensa británico detalló que aviones de guerra británicos dispararon misiles contra un complejo militar sirio cerca de Homs sospechoso de albergar sustancias para fabricar armas químicas.

Cuatro aviones Tornado dispararon misiles Storm Shadow contra "un complejo militar, una antigua base de misiles, a unos 24 kilómetros al oeste de Homs, donde se sospecha que el régimen tiene sustancias para fabricar armas químicas", dijo el ministerio en un comunicado.

"Los datos iniciales muestran que la precisión de las armas Storm Shadow (sombras de tormenta) y la planificación meticulosa han dado como resultado un ataque exitoso", dijo el ministerio británico.

"Se llevaron a cabo análisis científicos muy cuidadosos para determinar dónde era mejor que golpearan los Storm Shadows a fin de maximizar la destrucción de los productos químicos almacenados y minimizar cualquier riesgo de contaminación de las áreas circundantes", afirmó precisando que el lugar está lejos de cualquier aglomeración de población que se conozca.

El secretario británico de Defensa, Gavin Williamson, dijo en el comunicado que los bombardeos eran una respuesta "legal y proporcionada" al uso de armas químicas por parte del régimen sirio.