Carlos Morales, CEO de Telefónica México, aseguró que el nuevo gobierno tiene la oportunidad de modificar el modelo del cobro del espectro en México para que se puedan fomentar inversiones, beneficios a los usuarios y redunde en más competencia en el país.

“Para que las empresas de telecomunicaciones inviertan y hagan planes de negocio a largo plazo, hay que darles certidumbre”, afirmó.

Destacó que es una realidad que el costo del espectro en México es muy caro, “de los más caros del mundo, porque lo importante no es sólo lo que se paga por la subasta: 350 millones de pesos por cada bloque que es lo que vamos a pagar por las frecuencias en la banda de 2.5 GHz, lo que lo hace caro son los derechos anuales y eso es lo que limita mucho la competencia”.

El directivo acusó que, según cálculos de Telefónica en el 2019, el agente económico preponderante (Telcel) va a gastar 4% máximo de ingresos en el pago de espectro mientras que “nosotros y AT&T pagaremos alrededor de 12 o 15% de nuestros ingresos por el pago del espectro para el despliegue de infraestructura y eso no existe en ningún otro país”.

Con dos bloques en la banda de 2.5 GHz, un total de 40 MHz, Telefónica México deberá pagar 700 millones de pesos.

Carlos Morales dijo: “Estamos contentos porque conseguimos el objetivo en la subasta. Teníamos una estrategia que era quedarnos con dos bloques de 40 MHz y al final lo logramos, lo que significa que Telefónica sigue apostando por México”.

Mencionó que las telecomunicaciones son el único servicio público del que sus precios han venido bajando año con año, la telefonía móvil ha caído hasta 40% en sus tarifas y no hace sentido que el precio del espectro ha subido hasta 20 por ciento. Telefónica dio fin a la demanda que había interpuesto en contra del gobierno mexicano por más de 14,000 millones de pesos derivado de la baja en tarifas de interconexión no por un arreglo con el gobierno sino fue a partir de los acuerdos que se lograron entre las propias empresas.