La justicia española abrió este viernes 18 de diciembre una investigación contra dos antiguos dirigentes del grupo energético Abengoa, al borde de la quiebra, por presuntos "delitos de administración desleal y uso de información privilegiada", informó una fuente judicial.

Una juez de la Audiencia Nacional, el tribunal encargado de grandes causas económicos, aceptó la petición de la fiscalía de iniciar esta instrucción contra el exconsejero delegado de Abengoa, Manuel Sánchez Ortega, y el expresidente del consejo de administración e hijo del fundador, Felipe Benjumea Llorente.

NOTICIA: "Día D" para que Abengoa logre liquidez bancaria

En su escrito, la juez reclama una fianza de 11.5 millones de euros (12.45 millones de dólares) a Benjumea Llorente y 4.5 millones a Sánchez Ortega.

La fiscalía se mostró favorable el miércoles a abrir diligencias contra estos exdirigentes considerando que su mala gestión cuando estaban al frente de Abengoa podía suponer abuso de confianza.

NOTICIA: Bancos canjearán deuda por acciones de Abengoa España

Ambos abandonaron el grupo antes de que se declarara en preconcurso de acreedores el 25 de noviembre y cobraron indemnizaciones de varios millones de euros.

NOTICIA: Abengoa, una maraña societaria con 900 filiales

Abengoa, antes emblema de la energías verdes en España y con una fuerte en Latinoamérica, dispone de tiempo hasta el 28 de marzo para pactar una reestructuración de su abultada deuda con sus acreedores.

Si no lo consigue, sería una de las quiebras más importantes de España.

rarl