El desabasto de gasolina ya impactó a la industria mexicana ubicada en el Bajío del país, al carecer de combustible de mayor calidad para el “primer llenado” del vehículo, que sumado al riesgo de que los proveedores de autopartes no entreguen a tiempo su mercancía, provocaría la suspensión de las plantas automotrices, afirmó Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Mientras que los distribuidores de autos también afirmaron que hay reportes de que en las agencias de Michoacán no pueden entregar el auto nuevo al cliente sin gasolinas. “Se están deteniendo entregas por esta situación y no tengo reporte de otras plazas”, dijo Guillermo Rosales, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores.

Diversas plantas automotrices operan en estados del Bajío, quienes enfrentan problemas de abasto de gasolina desde hace más de cuatro semanas, lo que “desafortunadamente” generó falta del combustible. Toyota, GM, Honda, Mazda, por mencionar algunas, operan con incertidumbre.

Los dirigentes de la industria automotriz exigieron al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que se resuelva “lo más inmediatamente posible” el problema de desabasto de gasolina, “porque hay una afectación real”.

Los resultados nocivos colaterales nos pueden llevar a una situación grave y delicada, afirmó Solís.

Reconocemos el esfuerzo que hace el gobierno federal para atender el problema del robo de combustible a través de los poliductos; sin embargo, el efecto nocivo para la industria es por varias razones.

La más obvia, dijo, es en el traslado de empleados a las plantas automotrices, pero de manera más grave destacó que también se afecta el suministro de componentes y autopartes que corren en riesgo de no llegar.

El presidente de la AMIA mencionó que cuando se trabaja en una industria que opera “justo a tiempo y en secuencia”, en tanto que no trabaja con inventarios, lo que significa que su logística fluya sin problema. Por ello, cuando hay bloqueos o paran los trenes o cualquier cosa que bloquea puede poner en riesgo la operación de la industria.

“Estamos lejos de querer llegar ahí y esperamos que se restablezca el abasto de gasolina. Solicitamos urgente atención para no tener una crisis mayor”, estableció.

Aunque, afirmó: “ya tenemos noticias de proveedoras de que en el primer llenado hay desabasto”.

Explicó que este “primer llenado” de combustible se refiere a la compra de gasolina que se hace en el extranjero, cuyo combustible es de diferentes estándares de calidad y más elevados a los que se venden en las estaciones de servicio.

Esta operación de llenado permite a las automotrices hacer las pruebas de motor de los vehículos en la planta, entre otras acciones, de modo que al tener desabasto se frenará la salida de los autos de la planta y por ende a la exportación de los mismos, alertó.

[email protected]