El escándalo por el apagón eléctrico del lunes es deliberado y hace parte de una campaña que busca presumir una supuesta “debacle” de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pero eso es lo que quisieran aquellos que “ansían se entregue ese sector a los particulares”, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La “inconformidad que tienen los conservadores”, obedece a que este gobierno decidió fortalecer a la CFE, dijo el presidente.

“Ellos querían destruirla porque el Dios de estos conservadores, a lo mejor no de todos, pero sí de los más ambiciosos, es el dinero. No voy a utilizar como fuente los evangelios porque se enojarían mucho”.

Desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, en 1992, explicó “se apostó por privatizar la industria eléctrica” al reformar la legislación secundaria “para empezar a entregar permisos a particulares que generaran energía eléctrica”, hecho que calificó como una “violación flagrante a la Constitución’’, que lo prohibía.

“¿Que buscaban? Quedarse con el mercado de la energía eléctrica. Eso era lo que buscaban desde el principio y esto llevaba a la par ir destruyendo a la Comisión Federal de Electricidad, quitarle el mercado, arruinarla. Algo parecido a lo que echaron a andar en contra de Pemex”.

“Si lo que predomina en el sector energético es el lucro, pues no vamos a poder garantizar precios justos”.