Durante la quinta ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se espera su continuidad, sobre todo en el sector automotriz, destacó el socio y asesor de Ernst & Young, Raúl Meyer.

En entrevista con Notimex, señaló que “de querer Estados Unidos terminar con el TLCAN, ya lo hubiera hecho, tal y como lo hizo con el TTP”.

Destacó que en el sector automotriz, el TLCAN permite tener bajos costos en la producción y en la mano de obra, sobre todo si se compara el promedio de pago promedio en dólares entres México y Estados Unidos.

Además de que si se cancelara el tratado “se acudiría al arancel del 2.5% para las exportaciones que impone la Organización Mundial del Comercio, y lo más grave es que podrían comprarse autopartes de cualquier parte del mundo, ya sea de China o Japón, por ejemplo, ya que no habría que cumplir con el Contenido Local”.

El ejecutivo explicó que las plantas de vehículos que se edifican en México por parte de BMW, Mercedes Benz, Infiniti y Toyota, entre otras, no son específicamente para el mercado de Estados Unidos, sino para todos los mercados internacionales.

Son proyectos que se analizaron por varios años, y con miras a los próximos 30 años, tal y como lo ha decidido BMW, dijo.

La planta que se construye en Aguascalientes, por ejemplo, producirá entre 150,000 y 200,000 unidades anuales del modelo GLA de Mercedes Benz, así como un volumen inferior por parte de Infiniti, y BMW producirá la Serie 3 a un volumen de 150,000 unidades anuales, apuntó Meyer.

Agregó que la planta de BMW en San Luis Potosí tiene ya fijados sus salarios en México para los próximos cinco años, y éstos son de 2.35 dólares la hora.

erp