Ingenieros de Volkswagen (VW) admitieron que manipularon los datos de emisiones de dióxido de carbono debido a que las metas fijadas por el ex presidente ejecutivo Martin Winterkorn eran difíciles de lograr, informó el diario alemán Bild am Sonntag.

Señala que los ingenieros de VW manipularon la presión de los neumáticos y mezclaron el diésel con aceite para motor para que los vehículos consumieran menos combustible, un engaño que comenzó en el 2013 y que se extendió hasta la primavera de este año.

VW alienta a su personal a colaborar con su investigación interna con la promesa de que no los despedirá ni los demandará por ninguna mala conducta, aunque los ejecutivos de alto nivel deberán rendir cuentas.

La semana pasada la automotriz aceptó que los motores trucados se encuentran en unos 800,000 vehículos sólo en Europa, y luego dijo que pagaría los impuestos adicionales que se cobren a sus usuarios como resultado del escándalo.

Analistas del sector automotriz dicen que la compañía podría enfrentar costos por hasta 38,000 millones de dólares por multas, demandas y reacondicionamiento de vehículos. Para ayudar a afrontar esos costos, la compañía anunció un programa de recortes de gastos de 1,000 millones de euros.

El jefe del consejo de empleados, Bernd Osterloh, expresó que la medida viola las estrictas normas de Alemania que le obligan a sostener consultas con sus trabajadores.

En tanto, el periódico alemán Suddeutsche Zeitung publicó que ejecutivos de Volkswagen están preocupados por viajar a Estados Unidos, debido a que investigadores de Washington han confiscado pasaportes a empleados.