La conversación entre el presidente de México, Andrés Manuel López, y el mandatario estadounidense, Donald Trump, es “vital” con la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), pues “estaremos sujetos a exigencias más estrictas” y por tanto, el trabajo apenas empieza, estableció el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El organismo privado que encabeza Carlos Salazar afirmó que el riesgo de la relación bilateral es la falta de claridad para garantizar el correcto funcionamiento de nuestras cadenas regionales de valor e inversión.

“Tenemos mucho que hacer para que el Tratado realmente contribuya a que México alcance niveles mucho mayores de crecimiento inclusivo y de desarrollo social”, indicó el CCE.

A unas horas de que se reúnan los mandatarios de México y EU en Washington, el sector privado mexicano sostuvo que el nuevo Tratado comercial trae consigo disposiciones que abren áreas de atención para México, pues “estaremos bajo mayor escrutinio en el ámbito laboral y ambiental; estaremos sujetos a exigencias más estrictas en materia de reglas de origen y valor de contenido regional para una de nuestras principales industrias, que es la automotriz”.

Abundó que se mantienen riesgos en el área de las exportaciones agrícolas, como la estacionalidad, además de combatir las medidas en contra del libre comercio que se invocan con el pretexto de seguridad nacional.

“En el sector privado mexicano sabemos que con el T-MEC se pueden abrir oportunidades de inversión para nuestro país, siempre y cuando generemos confianza y garanticemos la certidumbre jurídica a través de reglas claras y el respeto a la legalidad y al Estado de Derecho”.

Ante los retos que presenta la implementación del tratado, “deseamos éxito al Presidente (AMLO) en este encuentro, y nos reiteramos listos para seguir trabajando de la mano con las autoridades, como actualmente lo hacemos a través del Grupo Técnico Laboral”.

[email protected]