Los empresarios acompañantes del presidente Andrés Manuel López Obrador a Washington no representaban a la actividad exportadora de México, por lo que el no haber invitado al Consejo Coordinador Empresarial (CCE) representa “un desdén”, consideraron dirigentes empresariales.

No obstante, se pronunciaron porque el jefe del Ejecutivo emprenda una mayor actividad en el extranjero para promover las inversiones y crear condiciones para atraer empresas con condiciones de generar empleos.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Enoch Castellanos,  dijo, “entiendo por las contrapartes (empresariales) de Estados Unidos que el perfil no era invitar a los organismos cupulares, pero hubiera sido un acto de cortesía y hubiera abonado a tender puentes,  e invitar al presidente del CCE (Carlos Salazar)”. El dirigente de la industria de la transformación calificó como “un desdén” de parte del presidente López Obrador no haber valorado el trabajo realizado por los más de 400 empresarios que cabildearon el Tratado entre México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC) y que acompañaron al ex mandatario de México Enrique Peña a las giras de trabajo internacional.

Abundó que no se puede explicar el éxito de que se haya conseguido el T-MEC, que si bien no es el óptimo, se concedió y se ganó, pero sobre todo, se salvó la relación comercial para los tres países (Canadá, México y EU).

“No es la panacea ni la varita mágica. Pero es importante y se hizo el esfuerzo de los 400 empresarios que asistimos a Washington –durante las negociaciones- para tener injerencia y hubiera sido una cortesía poder ser parte de los acompañantes”, comentó Enoch Castellanos.

En tanto, Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex expresó: “está en el margen de atribuciones del Presidente a quién invita y a quién no, no me parece fundamental, pero hay que reconocer que el sector privado fue el que llevó a cabo todo el proceso de gestión y preparación, de acompañamiento para que se cerrara el T-MEC, y por momento estuvimos más de 300 empresarios acompañando al entonces presidente Peña Nieto”. La lección que dejaron los hechos del pasado fue la complementariedad público-privado, de que sí se pueden dar buenos frutos a plenitud. Aunque la celebración es menos importante, refirió.

A decir de Francisco Cervantes, dirigente de la Concamin, el presidente AMLO tiene la autoridad de ver a quién invita a sus viajes y es muy respetable, pero lo que se pide es realizar más giras a Europa y Asia, pues “estos viajes tienen la parte política y de promoción, el discurso en general es la confianza”.

Refirió que si bien ha habido diferencias del jefe del Ejecutivo con algunas organizaciones, “estoy seguro que pronto se va a superar. No es nuestro caso, pero nos sumamos con el CCE, tenemos que cerrar las brechas y diferencias para ir adelante”, acotó.

[email protected]