Guadalajara, Jal. Las nuevas tecnologías permiten acercar el lujo a gente de todos los estratos sociales; marcas como Gucci, Hermes, Versace y Chanel han incorporado atractivas apps que permiten al cliente jugar con su imagen y la marca, permitiéndole saber cómo se vería con determinada prenda o accesorio.

Rachel Martínez, consultora en moda e imagen profesional, ejemplificó con el caso de Louis Vuitton, marca que ha incorporado un sistema gps a sus maletas para que el cliente pueda monitorearla desde su celular al subir al avión. “El mercado de la moda vive un proceso de transformación y el sector de lujo no es la excepción; hoy en día gracias a la conectividad es posible que las marcas más exclusivas estén al alcance de casi todo el mundo”.

México ocupa el segundo lugar en el consumo de moda de lujo, sólo después de Brasil. De este consumo, 31% sobreviene en los aeropuertos, durante las largas horas de espera a las que los viajeros regularmente deben someterse, siendo los productos más consumidos los tenis y accesorios como bolsos y cinturones. Se estima que para el 2019 el consumo en este sector llegará a 75,000 millones de pesos, del cual 98.9% se continuará realizando en tiendas físicas. En los próximos tres años, las ventas de este sector crecerán un estimado de 6% en México y 4.5% en el resto del mundo.

En cuanto a las tendencias, “antes las élites marcaban el rumbo de las tendencias y las trasladaban a las calles, ahora ocurre a la inversa”, consideró la especialista, en el marco de Intermoda 2018.

Martínez asegura que los diseñadores de hoy salen a las calles y analizan el modo de vivir y sentir de los jóvenes, para plasmarlo en sus diseños y dejar de vender una simple pieza, “las nuevas generaciones no compran una prenda, sino lo que ella les hace sentir”.

La fuerza del e-commerce

Pese a que en la actualidad 85% de ventas continúa siendo en tiendas físicas, el crecimiento de canales de venta alternativos continúa en ascenso. Los motivos por los que cada vez más personas eligen comprar online son diversos, según Favio Baron, director del Grupo Fashion Market, la facilidad de comprar en cualquier momento representa 45% de las razones de esta predilección. Destacó que el retailer, para ser competitivo, debe estar conectado a través de todos los canales de ventas; es decir, la omnicanalidad, que incluye espacios físicos (tiendas), canales alternativos (persona-persona) y digitales (e-commerce). “Ambas formas de negocio no están peleadas, sino que se integran, un ejemplo es Amazon, que ya abrió su tienda física”, consignó.

karla.garcia@eleconomista.mx