En marzo, tanto el precio de la gasolina regular como la Premium para los consumidores en México llegaron a sus niveles más altos en la historia. Según el reporte de la Comisión Reguladora de Energía, la gasolina regular alcanzó por segundo mes su precio máximo histórico en el promedio nacional: de 20.11 pesos por litro, superando en 1.8% el precio de febrero que ya había sido el mayor que se había presentado en el país.

Con este precio, la gasolina regular que consume 85% de los automovilistas tuvo un aumento anual de 12.4%, con lo que costó 2.22 pesos por litro más que en el mismo mes del 2020. Estos incrementos han sido provocados por la dinámica internacional de los precios de los hidrocarburos, que comenzaron a aumentar en lo que respecta al crudo y sus derivados a partir del arranque del año, gracias a mayor movilidad de las personas que el año pasado redujeron la demanda en todo el mundo por la pandemia y la crisis económica. 

Así, la gasolina Premium de más de 92 octanos tuvo un precio promedio de 22.59 pesos por litro, que también resultó el más alto en la historia, con un aumento mensual de 5.7% además del incremento anual de 13 por ciento. El precio promedio nacional del diésel en marzo fue de 21.43 pesos por litro, el más elevado en los últimos dos años, con un aumento mensual de 3.3% y un incremento anual de 6.2 por ciento.

Para cumplir con sus promesas de campaña y evitar que el precio al consumidor aumente por encima de la inflación, la Secretaría de Hacienda ha subsidiado un promedio de casi 29% del IEPS para esta gasolina desde el 6 de febrero.  

karol.garcia@eleconomista.mx